La creatividad requiere movilidad mental. O bien: «Nuestra cabeza es redonda para permitir al pensamiento cambiar de dirección», como dijo el escritor y pintor Francis Picabia. El moovel lab, la unidad de investigación de la filial de Daimler moovel, otorga a esta filosofía más espacio para moverse.

Claro que las mentes creativas de moovel lab no trabajan en uno de esos caballetes en los que Picabia, con pocas pinceladas, daba una nueva dirección a sus ideas allá por el año 1900. El equipo interdisciplinar formado por tres investigadores de moovel, la innovadora marca de movilidad de Daimler, se ve a sí mismo más bien como una plataforma de diálogo interdisciplinar, como explica la Directora del laboratorio Dr. Eileen Mandir.

Con el «lab», Mandir intenta procesar y hacer visibles todos los escenarios futuros imaginables e inimaginables. La Directora denomina la forma de trabajar de moovel «diseño especulativo». Éste se genera cuando los desarrolladores, diseñadores y analistas de datos visualizan flujos de datos con un enfoque artístico, plantean hipótesis y construyen prototipos en su laboratorio del futuro.

Los resultados son proyectos que se mueven entre drones, apps y jardines urbanos móviles. Estos proyectos deben acelerar el discurso y no sólo responder preguntas, sino también plantear algunas nuevas: ¿Cómo nos imaginamos la movilidad en el futuro? ¿Hasta qué extremo cambiará la técnica nuestra movilidad?

Conozcamos cuatro proyectos en los que moovel lab ya se ha anticipado al futuro.

Trabajo conjunto en la oficina de moovel
Siempre un paso por delante: los empleados de moovel.

Trajectories: movilidad llena de color

moovel lab lleva la visualización de datos a un nuevo nivel, con un toque artístico. El proyecto de instalación Trajectories transfiere datos de movilidad al papel usando una impresora 3D y cera líquida. Los resultados son sensacionales, trabajos artísticos en relieve que reinterpretan y presentan las cambiantes corrientes de movilidad de una ciudad de un modo completamente nuevo. Inspirada por el filósofo cultural francés Michel de Certeau, la instalación intenta responder al problema de la movilidad diaria redibujando las rutas de los urbanitas metropolitanos.

Todos los datos mostrados proceden de la app gratuita moovel (iOS y Android), que permite a los usuarios combinar diferentes opciones de movilidad para encontrar el recorrido perfecto por su ciudad. Para ello, la app combina opciones de transporte público con el proveedor de vehículos compartidos car2go, varios servicios de taxi, alquiler de bicicletas y el sistema ferroviario alemán. En la visualización de Trajectories, estas diferentes opciones se distinguen mediante ceras de diferentes colores.

Las rutas seleccionadas por los usuarios de la app moovel se trazan con gotas de cera caliente sobre papel, despedidas desde una altura aproximada de 10 cm para crear una red creciente de líneas sobre el lienzo. Los contornos resultantes de ceras de diferentes colores se diluyen, lentamente, pero con seguridad, en una imagen holística de la movilidad global de la ciudad conforme las rutas de cera se cruzan y superponen. Lo que es más, durante la instalación, el tacto suave y cálido del medio revela cada vez más patrones de movimiento sutil, redibujando una perspectiva completamente nueva de la ciudad en cuestión.

proyecto de instalación Trajectories
La movilidad de una ciudad, pintada con cera.

Roads to Rome

«Todos los caminos conducen a Roma», dice el dicho por todos conocido. Y quizá sea una de las verdades más grandes de la historia de la movilidad. Moovel lab lo ha comprobado.

Con los gigantescos flujos de datos de hoy se puede demostrar estadísticamente esta afirmación grabada en el «Milliarium Aureum», una columna de bronce en Roma que construida 20 años antes de Cristo y que servía ayuda a la orientación por el Imperio Romano.

A la Ciudad Eterna se puede llegar desde 3,3 millones de ubicaciones de Europa y a través de casi 500.000 rutas. En una superficie de 26.000 km² todas las ubicaciones fueron comparadas entre ellas.

Para ello, moovel lab desarrolló un algoritmo que calculaba una ruta para cada viaje. Cuanto más frecuentemente se utilizaba una sección del recorrido, más gruesa se representaba ésta en el mapa.

Siguiendo el mismo principio, aunque a menor escala, moovel lab ha intentado también representar las características de las ciudades basándose en posibles rutas. La «Urban Mobility Fingerprint» responde a la pregunta de cuánto se puede viajar durante un tiempo limitado en una ciudad determinada con un medio de transporte determinado, sea el coche, autobús, tren, bicicleta o a pie.

El «Street DNA» valora en la ciudad correspondiente la desviación entre partida y destino con respecto a la línea ideal. Pocas veces antes se han visualizado los datos de forma tan artística y se representado la movilidad de forma tan impresionante. Tan impresionante, que hay quien se imprime su huella dactilar personal de movilidad urbana en una camiseta.

Mapa moovel de EE.UU.
Las grandes arterias del tráfico de EE.UU., visualizadas por moovel lab.

The Autonomous Human Drone Taxi

Todo el mundo habla de los drones. Estos aparatos han conquistado los cuartos de los niños del mundo occidental, las empresas de logística más grandes del mundo, como DHL o Amazon, experimentan con ellos, es posible que los drones revolucionen la movilidad del futuro.

Uno de los experimentos de moovel lab suena como una película de ciencia-ficción del director de culto Luc Besson, pero podría convertirse pronto en realidad: el transporte de pasajeros con taxi drones.

Desde que moovel lab publicó su videoclip con el Autonomous Human Drone Taxi en Internet, se discute intensamente sobre ello: ¿es puro cuento o de verdad la próxima dimensión?

En el vídeo se puede ver un enorme atasco en el área de Los Ángeles. La gente está camino del trabajo, pero nada se mueve. De repente, un dron se eleva al cielo transportando un pasajero hacia el centro de la ciudad, dejando atrás la caravana de vehículos.

Será el único que llegue puntualmente a su trabajo. Hasta ahora es sólo un experimento, pero uno que podría hacerse realidad si se tiene en cuenta cuánto tiempo se pasa una persona a lo largo de su vida, desde el punto de vista estadístico, de media en los atascos.

moovel ha hecho un cálculo exacto de ese tiempo: más de cuatro años. Hay por tanto mucho margen de mejora.

youtube teaser image

smart Green Skin

Es una tendencia que salta a la vista en las ciudades y aglomeraciones: trazados ferroviarios, superficies industriales o fachadas grises se recubren de vegetación.

¿Por qué no los coches? moovel lab ha «ajardinado» el techo, el capó, la parte trasera y los elementos laterales de un smart fortwo sin alterar su funcionamiento, su forma ni su tamaño.

Para ello se utilizaron las así llamadas plantas suculentas de la familia Sedum; plantas herbáceas correosas, raros subarbustos, con una gran reserva de agua.

Aparte del valor estético – una imagen verde de la ciudad es simplemente más bonita – los aspectos ecológicos como la retención de partículas, la mejora de la calidad del aire o la reducción del así llamado «Urban Heat Island Effect» (islas de calor en las ciudades), juegan también su papel, aunque sea secundario. Para moovel lab se trataba primeramente de comprobar la viabilidad del proyecto y de estimular un debate público.