Si te encuentras en Filadelfia, Denver, Washington D.C., Boston o Asheville, Carolina del Norte, eres uno de los pocos afortunados que tiene acceso a My MilkCrate, ¡una nueva app diseñada para hacer la sostenibilidad más fácil y divertida!

¿De modo que llevas años queriendo hacer compost, pero todavía no estás completamente seguro de querer compartir tu cocina con lombrices, y además piensas que hacer compost es tan sencillo como comprar las lombrices adecuadas? ¿Y quieres ir a esa cafetería de comercio justo con cero residuos cada mañana antes de ir a trabajar, pero acabas yendo a otra que está un poco más cerca y más accesible, y es más, nunca te acuerdas de llevar tu propia taza?

Está bien. Lo hemos captado. Y también lo hizo Morgan Berman, fundadora de My MilkCrate. Fue así como se le ocurrió una solución genial que incentiva inmediatamente prácticas sostenibles y también agrupa tu capacidad de gasto para apoyar la economía sostenible: es una app que te ayuda a acceder a incontables opciones sostenibles locales para comer, ir de compras, desplazarte y muchas otras actividades de la vida cotidiana. Esto, piensa ella, fomentará una cultural global de finalidad que anime a las empresas a crear impactos medioambientales positivos.

My MilkCrate
Todos los estilos de vida sostenibles en una app: My MilkCrate.

Los grandes cambios empiezan dando pequeños pasos

Morgan Berman reflexionó sobre cómo podría conseguir que los consumidores comenzaran a cambiar realmente sus patrones de compra. Su conclusión fue una innovadora combinación de medidas incentivadoras y un fortalecimiento de los vínculos comunitarios. Ahora, su app combina lo mejor de ambos mundos: “My MilkCrate es para aquellos ya dedicados a una misión de concienciación similar y para todos los que luchan por conectar valores internos. Cada una de nuestras elecciones individuales, ya sean sobre comida, energía o transporte, puede añadirse al trascendental cambio colectivo, creando comunidades más sostenibles en todas partes”.

Y esto no es todo: ya está en marcha una versión premium de la app: MilkCrate for Communities. Con ella, los usuarios pueden premiar con un número variable de puntos a su propia empresa o escuela por realizar acciones sostenibles. Berman cree que “con el tiempo, los empresarios tendrán la posibilidad de ofrecer incentivos, como tiempo libre remunerado o vales regalo, a empresas sostenibles locales”.

Cambiar el curso del comercio es ciertamente un objetivo ambicioso, aunque los fundadores que se encuentran detrás de la app están dando un paso más allá imaginando cómo puede ser el mundo si el comercio sostenible se convierte en algo habitual. “Es un mundo en el que el apoyo a las empresas locales es absolutamente natural y como resultado, cualquiera que necesita un trabajo lo tiene. Veremos a la gente comiendo del nivel más bajo de la cadena alimentaria y más cerca de casa. Todos estaremos más sanos y compartiremos sin duda el planeta con animales de granja más felices. Eliminaremos los combustibles fósiles usando energía renovable local. Confiando en medios de transporte sostenibles, nuestro aire estará más limpio y, en última instancia, será más agradable pasear por nuestras ciudades”. La utopía nunca ha sido más práctica.

Usuaria de My MilkCrate
Caras sonrientes y una conciencia tranquila con My MilkCrate.

Encontrarás más información sobre My MilkCrate en mymilkcrate.co. Si estás visitando Filadelfia, Boston, Denver o Asheville, descarga gratuitamente su app para iOS o Android.