A menudo, los espacios públicos de las ciudades están infrautilizados. Mediante su iniciativa BenchesCollective el estudio de diseño urbano con sede en Ámsterdam We The City espera poner fin a esto convirtiendo las calles en la sala de estar al aire libre más grande del mundo.

Los pequeños bancos en las puertas de las casas son una imagen habitual en todo Ámsterdam. Sin embargo, raramente se les saca verdadero provecho. La iniciativa BenchesCollective acaba de hacer un llamamiento a los propietarios para que permitan usar sus bancos a vecinos, residentes y transeúntes varias veces al año. En estos cafés públicos a cielo abierto, la gente puede reunirse y relacionarse con aquellos con los que ha estado viviendo puerta con puerta durante años.

Se ha invitado a todos los propietarios de un banco a que lo «abran» registrándolo sobre un mapa en la página web de BenchesCollective, y a crear actividades sociales a su alrededor para amigos, vecinos o desconocidos. Corresponde a los participantes decidir lo que quieren ofrecer.

«Puede ser comida y bebidas, un curso de salsa, una partida de canicas o incluso hacer trabajos artísticos con tiza», dice Jesse Jorg, fundador de We The City. «En realidad eso no es lo más importante».

Según Jesse, al compartir el espacio público los ciudadanos son capaces de crear nuevas posibilidades para la interacción, las relaciones y la acción comunitaria.

«En definitiva, esto permite que todos se sientan como en casa en su barrio antes de entrar en su propia casa. Tiene que ver con la felicidad. La gente es feliz sabiendo que comparte un espacio común con otros».

Tocando música en el BenchesCollective en Ámsterdam
La banda se reúne en el banco: entretenimiento en la puerta de tu casa.

Inspirada en Bangkok

A Jesse le llegó la inspiración para poner en marcha BenchesCollective tras vivir en Bangkok: «Bangkok es un lugar muy animado. Cuando sales a la calle sientes las dinámicas y la energía de la gente y de todo lo que te rodea».

Al volver a Ámsterdam, Jesse quiso replicar esta sensación de espacio comunitario compartido. «Lo que nos gustó de Bangkok es que era realmente una mezcla de gente en un espacio público».

Implementar un proyecto como este en Ámsterdam parecía pan comido. El variado mercado de la vivienda de Ámsterdam ya está creando una colorida mezcla de residentes, entre los que se incluyen estudiantes, refugiados y expatriados.

«Aunque resulta muy fascinante que se esté produciendo esta situación llena de contrastes, la tendencia es vivir unos junto a otros pero sin relacionarse», puntualiza Jesse. «Las aceras son un espacio que todo el mundo usa, así que, ¿por qué no emplear este tipo concreto de espacio público como una sala de estar compartida?».

Hay proyectados 750 bancos en 10 países

¿Y qué pasa si no tienes un banco? «Puedes poner algunas sillas o hasta utilizar un banco en el parque», comenta Jesse refiriéndose indirectamente a la filosofía que se encuentra detrás de BenchesCollective: establecer una tendencia y que la gente decida lo que quiere hacer con ella.

Esto da a la gente la oportunidad de crear su propia experiencia para sus vecinos mediante el acto de crear un lugar. También han surgido iniciativas de barrio a partir de bancos abiertos: «BenchesCollective actúa como un catalizador para que la gente comparta sus ideas y cree cohesión social», añade Jesse.

Con 750 bancos abiertos por todo el mundo en diez países diferentes, Jesse tiene la esperanza de expandir aún más esta iniciativa para conseguir más participación fuera de los Países Bajos.

La idea de BenchesCollective es muy atractiva para las comunidades internacionales, pero cada ciudad es diferente en términos de comunidad y espacio público, como explica Jesse. «Algunas ciudades están muy alejadas de la idea de que los ciudadanos den forma al espacio público».

Niños haciendo manualidades en BenchesCollective en Ámsterdam
El «Salsa Bench» demuestra que las ideas son innumerables.
Comida en BenchesCollective en Ámsterdam
Toma pan y moja.

Conoce a tus vecinos

Jesse espera que la adopción de BenchesCollective por otras ciudades ayude a derribar las barreras que existen alrededor del espacio público y la comunidad mediante una experiencia compartida. Abriéndose a la conversación se crea cohesión en los barrios. «No sabrás lo maravillosos que son tus vecinos hasta que los conozcas».

BenchesCollective ha demostrado con éxito cómo una gran comprensión del valor del espacio público, y el poder de reunir a la gente, puede transformar ciudades en comunidades florecientes.

El 18 de septiembre se celebró el acto de clausura de la campaña Benches Season 2016. Con 450 bancos participantes, esta puede haber sido la celebración del Benches Day con más éxito hasta la fecha. Mantente atento a la temporada 2017. ¡Tanto si vives en Ámsterdam como si tu localización es internacional, puedes registrar tu banco en la página web BenchesCollective o buscar un banco cerca de ti para participar en 2017!

Para más información sobre BenchesCollective, visita su página web o síguelos en Facebook o Twitter.