Es la percepción de la vida berlinesa lo que atrae a los expatriados de todo el mundo a la capital alemana. Jóvenes empresarios fundan en Berlín sus primeras startups, las cabezas creativas disfrutan de la libertad e input que ofrece la ciudad. Uno de ellos es el diseñador holandés Ruben der Kinderen.

Por la mañana en la cafetería Isla Coffee del barrio berlinés de Neukölln. A esta hora la calle Hermannstraße está ya muy concurrida, pero en esta pequeña cafetería de decoración minimalista se respira una atmósfera relajada. Ruben der Kinderen se pide un espresso. Este diseñador de productos de Eindhoven quiere contribuir con su trabajo a hacer de este mundo un lugar mejor para vivir. Berlinés de adopción, percibe la ciudad a través de su propio filtro personal. Los sitios que le gustan no son los clubs o los barrios de marcha de moda. A él le atraen los lugares que o bien le inspiran, o bien en los que otras personas comparten su inspiración. Lugares que cambian el mundo poco a poco, paso a paso. Un taller en el barrio de Wedding, un café en Neukölln, una vidriería en la otra punta de la ciudad. En un smart forfour nos ponemos en marcha.

Ruben der Kinderen sonriendo

Ruben, ¿una buena cafetería se reconoce por su espresso?
Ruben der Kinderen: Desde luego. Y éste de Isla Coffee es de verdad excelente. El local es muy nuevo y sigue la filosofía del Third Wave Coffee, que prepara el café conservando el aroma. Por eso te ponen un café con un perfil de acidez alto.

¿Qué es lo que te gusta especialmente de Isla Coffee?
Ruben der Kinderen: El café de aquí hace el mundo un poquito mejor. El local trabaja también según el principio zero waste: los frutos que se quedan en la exprimidora se utilizan en las tortas y las tazas no son de porcelana, sino de posos de café comprimidos. Esta forma de utilizar el material me parece interesantísima – el principio de que nada es basura, que todo puede ser la materia prima para algo nuevo. Es un buen enfoque.

Excursión por Berlín-Neukölln en el smart forfour

Logotipo del café Isla en Neukölln

Y así se pasa de una experiencia placentera a un diseño sostenible. ¿Es eso algo típico de Berlín?
Ruben der Kinderen: Berlín intenta redescubrirse y hacer el mundo mejor y más abierto de forma permanente. Todo el mundo es bienvenido. Especialmente interesante me parece el proyecto para refugiados Refugee-Projekt en el vivero de Neukölln. Aquí se enseña alemán, se ofrece orientación profesional, así como conocimientos de jardinería y paisajismo. Además, Berlín es una ciudad Bottom-up. Aquí las cosas se empiezan desde abajo, eso se aprecia también en la escena de las startups. Hay muchísimas de ellas ya que la vida aquí es mucho más barata que en Hamburgo o Múnich. Es relativamente fácil iniciar un negocio.

Tú a Berlín viniste sólo por un periodo de prácticas. ¿Cuánto tiempo llevas ya aquí?
Ruben der Kinderen: En un principio mi amiga Karen y yo queríamos estar sólo un año aquí para vivir una aventura nueva. Y entre tanto son ya cuatro años (se ríe). Esta ciudad no te suelta, es muy tentadora.

Ruben der Kinderen hablando con el camarero de isla coffee

Ruben der Kinderen hablando de su vida en Berlín

Tú vives en Neukölln. Dinos otro de tus lugares preferidos del barrio.
Ruben der Kinderen: El Café Fincan en la zona de Körner. Yo antes bailaba mucho, participaba incluso en torneos de baile. En el Café Fincan se puede bailar tango. Karen y yo lo seguimos haciendo regularmente.

Tú eres diseñador de productos. ¿En qué estás trabajando ahora?
Ruben der Kinderen: Para mi serie de diseño BLOW he producido lámparas y floreros. Para la producción utilicé los plásticos con los que se suelen hacer la botellas de PET convencionales. He expuesto los productos en las ferias de diseño de Milán y Viena y tuvieron una acogida muy buena. Pero ahora me estoy centrando más en el Social Design. Un buen diseño ofrece soluciones para un mundo mejor.

Ruben der Kinderen al volante del smart forfour
Ruben der Kinderen conduce por Berlín en el smart
Taller en Berlín con un smart forfour de fondo

¿Dónde trabajas?
Ruben der Kinderen: Tengo un lugar de trabajo en un taller en el barrio de Wedding. Lo compartimos entre ocho – arquitectos, diseñadores gráficos y otros creativos. Allí tenemos una fresa CNC, una cortadora láser y un torno. Un espacio de coworking, pero adaptado a la artesanía creativa.

¿Tenéis también una impresora 3D?
Ruben der Kinderen: No, no me gustan mucho. Yo quiero seguir haciendo las cosas a mano y le doy gran importancia al proceso. Para las lámparas y los floreros de la serie BLOW he desarrollado un procedimiento especial. Las botellas de plástico se calientan en un horno y luego se inflan con una bomba de aire. De este modo, cada pieza tiene su forma única. Cualquiera puede intentarlo, pero cuidado: al principio las piezas me explotaban en las manos (se ríe). Una vez se escuchó una explosión y mis colegas bajaron asustados al sótano para ver si estaba bien.

Ruben der Kinderen en el taller de Wedding
Vidrio reciclado
Ruben der Kinderen trabaja con productos reciclados
El diseñador Ruben der Kinderen durante el trabajo
Ruben der Kinderen durante el trabajo

¿Dónde se puede comer bien en Wedding?
Ruben der Kinderen: Tenemos la suerte de tener el Dan Thai Food, uno de los mejores restaurantes tailandeses de Berlín, al lado de nuestro taller. El personal de la Embajada de Tailandia en el barrio de Mitte come aquí, muchas veces vienen hasta aquí con el coche. Tienen el mejor curry de Berlín, muy auténtico – y superpicante. Nosotros solemos pedir la comida y traérnosla para comer en el taller. El restaurante es muy pequeño, uno apenas se puede sentar allí.

Seguimos por las calles de Berlín. En el espacioso smart forfour en color rojo cadmio nos dirigimos a nuestra próxima estación. La tarde es agradable, llevamos la capota abierta. Aparcamos en una antigua fábrica del barrio de Reinickendorf. En un edificio poco llamativo se encuentran dos hornos en los que el cristal se puede calentar a varios cientos de grados. Numerosas figuras dobladas de cristal de colores, recipientes y otros objetos de cristal dan prueba del trabajo de los artesanos.

¿Qué historia se esconde tras este lugar?
Ruben der Kinderen: Siempre me ha apetecido explorar y aprender la artesanía tradicional. Carpintería, herrería – o soplado de vidrio. Hoy en día se consume tanto que se ha perdido el conocimiento sobre la fabricación. De algo así se benefician también mis capacidades para el diseño de productos y mis conocimientos sobre el material. Por eso he hecho dos cursos de soplador de vidrio aquí en Berlin Glas. En apenas 80 horas he aprendido cómo se hace una copa de vino o un vaso. Es muy difícil y bastante caro, pero los conocimientos se conservan durante toda la vida.

smart forfour delante de un antiguo edificio berlinés

Ruben der Kinderen en Berlin Glas e.V.

Da la impresión de que los lugares especialmente creativos como éste están más bien escondidos en Berlín… ¿Qué otros descubrimientos has hecho en la ciudad?
Ruben der Kinderen: Por ejemplo, el Centro de arte Kunstraum Kreuzberg/ Bethanien en la plaza Mariannenplatz del barrio de Kreuzberg. Son muchos edificios de viviendas entrelazados, por lo que hay innumerables patios interiores. Aquí siempre se encuentra algo nuevo – cosas y personas que se escapan a la vista si uno no se atreve a abrir la primera puerta. Mi recomendación: no sigas los caminos normales, salte de ellos. Siempre es bueno utilizar tus propias ganas de aventura como brújula.

El diseñador Ruben der Kinderen telefonea apoyado en un smart forfour

¿Y cuando te apetece dejar vagar la mirada por espacios más amplios?
Ruben der Kinderen: Entonces tomo un avión a Suecia y me voy a la tierra salvaje con sólo una tienda de campaña como equipaje. Hago fuego, como plantas comestibles, me fabrico mis propias cuerdas. Son cosas que no hemos aprendido porque vivimos en las ciudades. Hace poco aterricé en el aeropuerto de Göteborg y me puse a caminar, 40 kilómetros en la misma dirección, en busca de inspiración. En Berlín, eso no es posible. Aquí suelo ir a los parques, como el Hasenheide. En el parque Körnerpark hay conciertos gratis en verano. Y para los momentos más tranquilos siempre me gusta recomendar el Tempelhofer Feld, en los terrenos y pistas del antiguo aeropuerto. En la orilla del río Spree hay lugares muy bonitos.

Esta proximidad a la naturaleza debe ser una buena compensación para tu trabajo en la agencia ITR8.
Ruben der Kinderen: Desde luego. Pero lo uno no excluye a lo otro. En ITR8 en el barrio de Friedrichshain trabajo con una gente estupenda en proyectos y apps interesantísimos. En la agencia soy responsable del área de UX Design, es decir, diseño orientado al usuario. Aquí hay marcados paralelismos con el diseño de productos. Enlazar lo físico con lo digital es muy interesante.

Ruben der Kinderen en un espacio de coworking en Berlín
Ilustración de bombillas
Trabajo en el MacBook
smart forfour en una calle de Berlín

¿Perteneces a una generación para la que la propiedad ha dejado de ser importante?
Ruben der Kinderen: Yo diría que sí. Yo necesito la música, pero no una gran colección de CDs. En Berlín uno se muda con frecuencia, la propiedad es más bien un escollo. En el ámbito de los muebles, es cierto que hay muchas sillas bien diseñadas. Pero para mí no basta con un diseño bello – en los productos siempre considero si su existencia hace el mundo mejor. En mi opinión, crear más propiedad es más bien malo para el mundo. Por suerte cada vez hay más buenos modelos y servicios para compartir propiedad y prestaciones de servicio, como por ejemplo el carsharing.

¿Cuál sería tu coche ideal para la ciudad?
Ruben der Kinderen: Desde luego me gustaría probar el nuevo smart electric drive.

smart forfour rojo

Ruben der Kinderen es un hombre de muchos talentos. Este holandés trabaja como diseñador de productos y es conocido entre otras cosas por sus floreros y lámparas de la serie BLOW. Además diseña productos interactivos para la agencia berlinesa ITR8. El centro de todos sus trabajos lo ocupan las personas y la sostenibilidad.

Local Secrets Berlín:

Isla Coffee
Hermannstr. 37, 12049 Berlín
www.facebook.com/Islacoffeeberlin

Raumlabor / Die Gärtnerei
Hermannstr. 84, 12051 Berlín
www.diegaertnerei.berlin

Café Fincan
Altenbrakerstr. 26, 12051 Berlín
www.fincan.eu

Dan Thai Food
Reinickendorfer Str. 96, 13347 Berlín
www.facebook.com/danthaifood.berlin

Berlin Glas e.V.
Provinzstr. 42a, 13409 Berlín
www.berlinglas.org

Kunstraum Kreuzberg/ Bethanien
Mariannenplatz 2, 10997 Berlín
www.kunstraumkreuzberg.de

Körnerpark
Schierker Str., 12051 Berlín
www.körnerpark.de

Tempelhofer Feld
Columbiadamm, 12101 Berlín
www.gruen-berlin.de/tempelhofer-feld

ITR8
Müggelstr. 26, 10247 Berlín
www.itr8.io