Una casa árbol es el sueño de cualquier niño. Las interpretaciones modernas de las microcasas en las copas de los árboles pueden solucionar además problemas urbanos de vivienda. Seis ejemplos de casas árbol que aúnan la ciudad y la naturaleza y que también alegran el corazón de los adultos.

Cajas de aluminio en las copas de los árboles

En Zehlendorf, un barrio periférico de Berlín, parece que el reloj marcha más lento de lo normal: villas ostentosas y enormes castaños, el lago Schlachtensee está al lado. En este punto de encuentro entre la ciudad y la naturaleza se ubica desde hace algún tiempo el proyecto «The Urban Treehouse», dos casas árbol para alquilar en una parcela de 650 metros cuadrados proyectadas por Andreas Wenning.

Cubos vivienda revestidos de paneles compuestos de aluminio en Berlín
«The Urban Treehouse» en Berlín.
Foto: Laura Fiorio

Este arquitecto alemán está considerado como el corifeo de las casas árbol. Los cubos vivienda revestidos de paneles compuestos de aluminio descansan a cuatro metros de altura sobre un zócalo recubierto de listones de madera maciza que aloja una sauna y un espacio de almacenamiento. La escalera de acero está suspendida de cuerdas y asciende hasta la sala de estar. Arriba, uno se encuentra a la altura de las copas de los árboles y más cerca del cielo sobre Berlín.

Cómodo interior de una «Urban Treehouse» en Berlín
Moderna como un loft, cómoda como una casa árbol.
Foto: Laura Fiorio

El interior de ambas casas árbol es tan moderno como el de los lofts del céntrico barrio berlinés de Mitte: sillas de diseño de Eames, cama canapé, sistema de sonido y un cuarto de baño con ducha de lluvia hacen de este espacio de 28 metros cuadrados un escondite de lujo entre las copas de los árboles. Comodidad urbana en medio de la naturaleza – «The Urban Treehouse» consigue la fusión de estos mundos como nadie.

Una casa como un nido

Palmeras y cipreses caracterizan la ondulada imagen de la ciudad de Los Ángeles. En un terreno muy inclinado de Echo Park, el barrio de moda, los árboles se elevan hasta el cielo. En lugar de talarlos, los propietarios decidieron construir entre ellos y dejar que se integraran en su nuevo hogar.

Casa árbol en Echo Park al atardecer
Vivir a la altura de las copas de los árboles.
Foto: Steve King & Michael Wells

Simon Storey de Anonymous Architects proyectó una residencia tipo casa árbol, anidada entre los árboles de la propiedad y que incluye al más grande de todos: como si fuera un objeto de arte, el frondoso ciprés atraviesa el cuarto de los niños y el tejado de acero.

Al mismo tiempo, Simon Storey elevó el edificio dejando todos los cuartos a la misma altura para no tener que repartir el espacio habitable en distintos niveles. Esto aporta una ventaja muy práctica: en los días soleados y cálidos, la vegetación da sombra y refrigera la casa de forma natural. No es de extrañar que los habitantes se sientan aquí como en un gran nido de pájaros.

Un tronco de árbol en la habitación de la casa árbol
Interior: mucha madera y espacio para el árbol.
Foto: Steve King & Michael Wells
Interior con mucha madera
Foto: Steve King & Michael Wells
Sala de estar en la casa árbol
Foto: Steve King & Michael Wells

Un tronco hueco de lujo

No sólo a Pippi Langstrumpf le gustaba esconderse en los árboles: al empresario sudafricano Graham Paarman también. Por eso encargó al estudio Malan Vorster construir en su propiedad de Ciudad del Cabo una casa árbol para sus invitados.

Casas árbol cilíndricas sobre pilares de acero con forma de árbol con grandes ventanas
Espaciosas casas para invitados en Ciudad del Cabo.
Foto: Adam Letch

De la idea del tronco hueco habitable del clásico infantil de Astrid Lindgren, los arquitectos hicieron una versión de lujo constructivamente madura: cuatro estructuras cilíndricas descansan sobre pilares de acero en forma de árbol y trepan desde ellos.

Interior lujoso con vistas al paisaje
Vistas maravillosas y un interior lujoso.
Foto: Adam Letch

En el primer piso se encuentran la sala de estar y comedor, en el segundo, el dormitorio con cuarto de baño. Una azotea reina sobre las copas de los árboles. La forma redonda de los cuartos da a los inquilinos la impresión de ser abrazados.

La construcción de listones de madera, acero Corten impermeable de color marrón rojizo y puertas corredizas acristaladas les ofrece al mismo tiempo unas vistas maravillosas a la naturaleza y protección del entorno. De este modo, en esta casa árbol se tiene exactamente la misma sensación que tienen los niños en un escondite de árbol: estar protegidos, pero de algún modo apartados del mundo.

El hogar invertido

Normalmente, la terraza y el jardín de una casa se encuentran en el exterior. Pero no es así en esta casa de Tokio: aquí las zonas exteriores, plantas incluidas, están en el interior. A través de una gran puerta de entrada se llega al patio interior de este cubo blanco plantado con vegetales autóctonos.

Una escalera lleva a la terraza del primer piso, que además de ofrecer unas bellas vistas aloja también la cocina comedor abierta de los habitantes de la casa. Separados del patio interior únicamente por paredes de cristal, los inquilinos pueden dejar vagar su mirada por encima de los tejados y las copas de los árboles del vecindario.

El avanzado estilo cubista y la original distribución del espacio de la casa son obra del arquitecto Takeshi Hosaka. Para permitir que los árboles del jardín crezcan sin obstáculos, integró aberturas en el tejado que dan a las plantas el espacio libre necesario y permiten al mismo tiempo la entrada de luz del sol y lluvia.

La visión de una casa árbol

El lema «Urban Green Living» está en boca de todos. El arquitecto neerlandés Raimond de Hullu del Studio Oas1s ha llevado el término a una nueva dimensión: en su estudio conceptual «Treescraper» utiliza los árboles como modelo arquitectónico para sus casas.

Visión: cubos vivienda de varios pisos de madera reciclada en el skyline
Vivir en la naturaleza: «Treescrapers».
Imagen: Oas1s

«Los árboles son las estructuras más eficaces y queridas del mundo», explica de Hullu. Sus «Treescrapers» son cubos vivienda de varios pisos hechos de madera reciclada con grandes ventanas de triple acristalamiento y muros exteriores ajardinados. Paneles solares sobre el tejado y filtros de agua de lluvia se encargan de acumular la energía solar y la lluvia, de las cuales podrán disponer sus habitantes posteriormente.

Edificio con fachada ajardinada
Fachadas con jardines verticales para hacer más verde la ciudad.
Foto: Oas1s

Además, insectos y pájaros encuentran refugio y alimento en los jardines verticales de estas casas visionarias. Así, las «Treescrapers» son sostenibles en el mejor sentido de la palabra y podrían transformar las ciudades en osasis naturales.

Microcasas apilables

Una casa árbol suele constar de una cabaña de madera de una sola habitación soportada por el tronco y las ramas de un árbol y, en la mayoría de los casos, no suele ser confortable. Un equipo de arquitectos bajo la dirección de Ofis Arhitekti de Eslovenia buscó una solución moderna de casa árbol.

Ésta debía ser lo bastante económica y cómoda como para poder vivir permanentemente en ella. Su respuesta son las «Micro-Units» modulares, que se pueden apilar e incluso prescinden del clásico soporte de las ramas.

Tres cubos vivienda de distintas formas apilados en una colina
Casa árbol sin árbol: cubos vivienda apilables.
Foto: Ofis Arhitekti

Los cubos están compuestos de un bastidor de madera y planchas de aluminio y tiene formas distintas, por lo que el apilado final nunca es el mismo, ni tampoco resulta aburrido. Con un precio inicial de 20.000 euros y un tamaño mínimo de 4,30 x 2,50 metros, estas viviendas individuales acercan el sueño de una casa propia en medio de la naturaleza.