Las compras online crecen espectacularmente. A pesar de ello, los nuevos Concept Stores proliferan: un fenómeno urbano. Estos nuevos templos de la moda y el diseño inspiran con sus experiencias poliédricas, que pretenden ofrecer más que simple consumo. Desde tomar especialidades de café o hacerte la manicura, degustar menús orgánicos, hasta comprar objetos de diseño exclusivos, ir a conciertos clandestinos o exposiciones: estos Concept Stores sientan nuevas bases.

Ya lo dijo Coco Chanel: «La moda no es algo que existe solo en los vestidos. Está en el aire, en la calle. La moda tiene algo que ver con las ideas, con el arte, con la forma en que vivimos». Por lo tanto, la generación más reciente de Concept Stores pretende crear universos completos de las marcas. Se han convertido en elementos imprescindibles de todas las metrópolis mundiales, pero solo los mejores se destacan de la masa y sorprenden a los consumidores con una experiencia de compra única. En un caso ideal, se convierten en espacios vivos que realizan su contribución a la vida urbana. Estos son los mejores ejemplos, desde Madrid hasta Nueva York.

El Paracaidista, Madrid

El Paracaidista se encuentra en un palacio, en medio del barrio de moda de Malasaña. Es un sueño hecho realidad, tanto para sus creadores como para los visitantes curiosos. Gracias al coolhunting de su equipo de expertos, en este Store pueden encontrarse objetos curiosos de todo el mundo. Los productos se caracterizan siempre por su sostenibilidad y usabilidad, y todos ellos cuentan una historia.

Cada planta está dedicada a un tema diferente. El espacio ofrece un café, una sala de exposiciones y un cine con butacas vintage. En las plantas 1ª y 2ª se encuentra el área de compras: accesorios y ropa, artículos para el hogar, muebles, cosmética, música, libros, revistas… un poco de todo, pero siempre marcas seleccionadas.

Un tresillo en el Concept Store El Paracaidista
Interior y surtido de El Paracaidista – seleccionado por un equipo de expertos.
Foto: El Paracaidista
Un bar con bebidas alcohólicas de Cuba en El Paracaidista
El oficioso centro del Concept Store más moderno de Madrid: La coctelería.
Foto: El Paracaidista

En las plantas 3ª y 4ª se encuentra un bar temático y una terraza preciosa con vistas a los tejados de Malasaña y más allá. La principal particularidad de este Concept Store es que no es necesario ir cargado con bolsas. Por medio de una app se puede comprar y después decidir si se encarga el envío de las compras a casa o si se recogen más tarde después de un cóctel en uno de los bares de la planta baja.

X Bank, Amsterdam

En un antiguo edificio del KAS Bank, proyectado en 1908 por el arquitecto F.W.M. Poggenbeek, se encuentra el X Bank. Desde finales de febrero de 2016 se ha creado aquí un centro cultural como parte del Hotel W, que ya se considera como el epicentro de la creatividad en los Países Bajos. El X Bank ocupa 700 metros cuadrados y está situado en el centro urbano, en el distrito rojo, y representa todo lo que puede ofrecer la escena creativa holandesa.

Superficie de venta en el Concept Store X Bank en Amsterdam
Una de las colecciones de moda holandesa más grande y exclusiva.
Foto: X Bank

Aquí se encuentra la colección de moda holandesa más grande y exclusiva que incluye piezas de nombres internacionales del arte y del diseño, así como artículos de jóvenes talentos. Esta incubadora creativa nació con el firme propósito de conectar a los artistas de la ciudad. Consta de cuatro aspectos materializados en diferentes espacios: una tienda, una sala de exposiciones, una galería y un punto de encuentro caracterizado principalmente por la innovación y las experiencias de compras personalizadas.

Y es que para X Bank la comunicación con los clientes es un valor importante: una atención única y detalles inolvidables deben transmitir una sensación de sentirse valorado. El diseño exterior del establecimiento ha sido realizado por el estudio de arquitectura Winhov, el diseño interior fue responsabilidad de Alon Baranowitz e Irene Kronenberg. Conjuntamente han logrado un resultado espectacular que ha respetado la historia y la estructura original, logrando insertarse en el paisaje urbano. Una auténtica joya de la metrópoli holandesa.

Superficie de venta moderna en X Bank
La X Bank en Amsterdam es tienda, sala de exposiciones, galería y punto de encuentro al mismo tiempo.
Foto: X Bank

LX Factory, Lisboa

El LX Factory se erige sobre los restos de una antigua fábrica a orillas del Tajo y representa perfectamente el espíritu de Lisboa, tan decadente como vanguardista. Esta tienda es uno de los mejores Concept Stores del mundo. Desde hace algunos años, es el centro del proyecto creativo de jóvenes artistas y diseñadores locales.

Múltiples graffiti y arte callejero que están presentes también en el resto de la ciudad, decoran el interior del edificio de ladrillo. Pueden recomendarse especialmente la librería Ler Devagar, así como el restaurante propio La Cantina, un antiguo comedor para los trabajadores de las fábricas que había en la zona. Con unas mesas enormes se revitaliza aquí el espíritu comunitario de entonces.

Un mercado en la parte exterior de la LX Factory
En una antigua fábrica a orillas del Tajo: La LX Factory en Lisboa.
Foto: Ricardo Junqueira

Upper Concept Store, París

El Upper Concept Store está ubicado en la isla de Saint Louis, en el corazón de París, entre el Pont Marie y el Pont de la Tournelle. En él se ofrece una amplia selección de artículos de diseño y ropa, reuniendo en su superficie artistas y creadores contemporáneos de todo el mundo, así como artistas noveles parisinos.

Además, en el moderno y acogedor Upper Concept Store hay un espacio de coworking, una tienda de bisutería, decoración y marroquinería, una cafetería y un espacio para eventos, en el que incluso se organizan clases magistrales de grandes directores franceses como Olivier Mégaton («Transporter 3»).

El interior del café en el Upper Concept Store
Con tienda, cafetería y espacio para eventos …
Foto: Upper Concept Store
El interior del café en el Upper Concept Store
… el Upper Concept Store sirve para varios objetivos.
Foto: Upper Concept Store

Snickarbacken 7, Estocolmo

En un antiguo establo del año 1800 se encuentra actualmente Snickarbacken 7. Un Concept Store que hace las veces de café, galería para exposiciones, tienda de diseño y restaurante. Con sus paredes de piedra y altísimos techos, que le dan la apariencia de sala de abadía, ofrece una selección cuidadosa y personal de artículos para el hogar, joyas, papelería, libros, mats para yoga o café. La cafetería/restaurante está integrada con el espacio de exposición y sirve exquisitos desayunos y almuerzos orgánicos.

Brooklyn Grange, Nueva York

Ben Flanner es el artífice de Brooklyn Grange. Lo creó en 2010 con la idea clara de promover una alimentación sana y orgánica. Actualmente cuenta con dos sucursales en la ciudad de Nueva York. Aquí se producen anualmente más de 18 toneladas anuales de verduras y hierbas locales cultivadas orgánicamente, proporcionando un oasis comestible para los amantes de la naturaleza local y gourmets.

Personas haciendo yoga en una azotea al lado de un huerto de verduras
Yoga al aire libre en medio de un huerto urbano: Brooklyn Grange en Nueva York.
Foto: Brooklyn Grange

La sede principal se ubica en el distrito de Queens, sobre un edificio comercial. Con una superficie de más de 30.000 metros cuadrados, esta granja es el huerto urbano ubicado en una azotea más grande del mundo. Aquí se cultivan frutas y verduras siguiendo métodos innovadores y 100% orgánicos.

El compost utilizado para la tierra proviene de la basura orgánica de la ciudad. Brooklyn Grange también cuenta con una tienda donde venden salsas caseras, miel y, por supuesto, productos ecológicos de temporada. Un espacio donde se imparten clases de yoga puede usarse para eventos privados, así como cursos de agricultura urbana. La agricultura urbana estimula la economía local, fomenta la creación de empleo y hace que la comida sea más asequible para la mayoría de los ciudadanos.

El huerto de azotea más grande del mundo de Brooklyn Grange
Más de 18 toneladas de verduras y hierbas se cultivadan aquí cada año.
Foto: Brooklyn Grange