A veces el final del verano se parece al final de un romance. La espontaneidad y la emoción que acompañan al buen tiempo pueden ser similares a las del enamoramiento. Decir adiós a tomar el sol, a las bebidas frías y a la manga corta puede ser tan doloroso como una ruptura sentimental. Pero si el verano es la estación de las aventuras amorosas, se podría decir que el otoño es la estación del amor con mayúsculas. El sol cegador da paso a frescas brisas y colores exuberantes, y el chocolate caliente, las bufandas y los largos paseos por el parque se convierten en la nueva norma.

¿Cuáles son los mejores lugares para experimentar la plenitud del otoño mágico? Aunque las escapadas a la naturaleza siempre proporcionan el mejor escenario, estos 10 paisajes urbanos combinan lo mejor del otoño: comidas y bebidas para entrar en calor, árboles con tonos rojizos y anaranjados y la calidez de la estación más romántica del año.

Nueva York

Ninguna lista de escapadas otoñales está completa si no mencionamos la ciudad de Nueva York. Ya sin los turistas del verano, una quietud mágica invade las calles. Central Park es absolutamente indispensable. La isla de naturaleza aporta una explosión de color otoñal al corazón de la jungla de asfalto. Hazte con un chocolate caliente para llevar y siéntate a observar la moda otoñal local. Si deseas vivir una aventura romántica, dirígete al norte para recoger manzanas o visitar uno de los centros de arte fácilmente accesibles en tren.

puesta de sol en Central Park
Un día de otoño en Central Park.
Foto: Flickr / Anthony Quintano (CC-BY 2.0)

Copenhague

Bienvenido a la capital del «hygge», el lugar donde el arte de la calidez ha sido perfeccionado hasta convertirse en una ciencia, una estética y, además, una forma de vida. Copenhague es el destino perfecto (a principios de otoño) para experimentar cómo un poco de frío y oscuridad invernal pueden aportar un nuevo tipo de felicidad. Abrígate más de lo que creerías que es necesario, visita el parque temático más antiguo del mundo, los Jardines Tivoli, disfruta de una copa bien caliente de gløgg y pasea por las calles escandinavas en busca de Grød: una cafetería donde sirven gachas dulces y saladas que sin duda te reconfortarán.

barcos en el puerto de Nyhavn en Copenhague
Copenhague: la capital mundial del Hygge.
Foto: VisitDenmark / Kim Wyon

Múnich

La legendaria celebración de la Oktoberfest es solo una de las muchas razones de peso para visitar Múnich en otoño. Sin embargo, quienes no encuentren romántica la cerveza ni los pantalones Lederhosen, tienen muchas otras opciones, entre ellas, visitar los fantásticos castillos en la ciudad y sus alrededores, surfear en medio del famoso río Eisbach y hacer una visita guiada por la hermosa arquitectura clásica de la metrópolis alemana del sur.

templo monóptero en el Jardín Inglés de Múnich
Múnich es un lugar de obligada visita en otoño.
Foto: Wikimedia / Guido Radig

Seúl

Si tomar un ponche especiado a la fresca observando el follaje es tu ideal de otoño, Seúl es el destino alternativo perfecto para disfrutar de esta estación. La clásica bebida sujeonggwa, elaborada con caquis y aderezada con un toque de canela y jengibre, capta el espíritu del otoño a través de los sabores. La ciudad ofrece numerosas opciones para observar la variedad de colores del otoño: puedes subir a la Torre Namsan para disfrutar de una vista panorámica de Seúl y caminar por los diferentes senderos que recorren las montañas en las mismas afueras de la ciudad.

naturaleza en Seúl
Seúl es el destino alternativo perfecto.
Foto: Flickr / Photos (CC BY 2.0)

París

Es todo un tópico, pero es cierto: París es el lugar ideal donde estar en otoño. La ciudad más romántica del mundo es todavía más encantadora y auténtica cuando termina el ajetreo del verano. Disfruta de los extraordinarios parques públicos de la ciudad, las calles serpenteantes, innumerables museos y acogedoras cafeterías durante la temporada baja y siente que la ciudad está en tus manos.

Jardín de las Tullerías en otoño en París
París: la ciudad más romántica del mundo.
Foto: Flickr / Ryan Blyth (CC BY 2.0)

Brujas

La arquitectura medieval de Brujas es el escenario ideal para un fin de semana otoñal de cuento de hadas. Observa los cisnes deslizándose suavemente por los canales, visita el puerto, explora el centro de la ciudad (declarado Patrimonio Mundial de la UNESCO) y pasea por las antiguas calles para maravillarte con la fantásticamente bien conservada arquitectura de la ciudad belga. Para rematar, elije unas de las mejores French Fries, gofres o chocolate caliente de Europa.

recorrido por canal en Brujas
Brujas: el escenario ideal para un fin de semana de cuento de hadas.
Foto: Toerisme Brugge / Jan D’Hondt

Montreal

Montreal, una de las ciudades más infravaloradas de la lista es, sin embargo, un excelente destino de otoño. La metrópolis francocanadiense tiene valor por sí misma como capital cultural mundial (especialmente de la música y del diseño), pero brilla verdaderamente en otoño, cuando el clima es templado, los mercadillos llenan las calles y los muchos jardines y parques de la ciudad se tiñen de tonos dorados y rojizos. Es esencial explorar el Viejo Montreal y, por supuesto, probar la poutine.

otoño en Montreal
Explora los mercadillos, jardines y parques de Montreal.
Foto: iStock/Mlenny

Viena

La majestuosa capital austriaca parece estar envuelta perpetuamente en un encanto otoñal. Viena, una ciudad de nobleza y elevada cultura, es el destino ideal para vivir una experiencia lujosa y elegante. Visita los palacios imperiales, asiste a un concierto de una orquesta de talla mundial y, lo que es más importante, observa la caída de las hojas mientras saboreas una porción de Sachertorte en una cafetería local. Si quieres ver esta espectacular ciudad desde lo alto, no olvides subir a la impresionante noria del Prater.

noria del Prater en Viena por la noche
La noria del Prater en Viena.
Foto: Wiener Riesenrad

Pekín

Pekín experimenta cada una de las cuatro estaciones en tecnicolor, pero el otoño es verdaderamente una estación aparte. Además de visitar los sitios obligatorios para el turista como la Gran Muralla China y los muchos templos y parques espectaculares de la ciudad, asegúrate de no perderte el Festival del Medio Otoño, cuando la ciudad se ilumina con farolillos, los habitantes locales festejan la Luna, y todos comen pasteles de luna y beben vino. Aventúrate a conocer los alrededores de la ciudad para buscar exquisiteces de temporada como dátiles con forma de calabaza, peras de bergamota y frambuesas.

farolillos rojos en Pekín
El Festival del Medio Otoño en Pekín es la última celebración de la temporada.
Foto: iStock/Toa55