Con la mitad de los Países Bajos, como su propio nombre indica, por debajo del nivel del mar, los holandeses siempre han sido famosos por sus modos inteligentes de conquistar el agua. Y constantemente aportan nuevas ideas y productos para luchar contra el cambio climático. La diseñadora holandesa Fien Dekker acaba de idear una serie de baldosas para aceras que integran elegantemente el drenaje de agua de lluvia en el diseño del espacio urbano.

Fien siempre ha sentido atracción por el agua. Para ella, el éxito de unas vacaciones de verano dependía de la proximidad a una piscina o a la playa. Por eso, cuando más tarde realizó sus estudios en la internacionalmente reconocida Design Academy de Eindhoven, no fue una sorpresa que escogiera centrarse en modos creativos de relacionarse con el agua.

«Al final todo encajó», sonríe mientras mantenemos una conversación con ella durante la 2017 Dutch Design Week. Celebrada cada octubre en Eindhoven, es el mayor certamen de diseño de este tipo en el norte de Europa. Exhibe los trabajos e ideas de más de 2500 diseñadores, centrándose en la superación de retos que plantea el futuro.

Rain(a)way ha sido nominada para los What Design Can Do Awards, y Fien está dando charlas sobre su proyecto y organizando seminarios para arquitectos paisajistas y diseñadores de políticas. «¡Es una semana agotadora pero estimulante!», comenta.

primer plano del rojo sistema de drenaje Rainaway
El diseño de las baldosas Rain(a)way realza la belleza de la lluvia.
Foto: Rain(a)way
la diseñadora Fien Dekker mostrando su proyecto Rainaway
La diseñadora Fien Dekker propone un pavimento estético y funcional.
Foto: Adam Nowek

Lluvia en la ciudad

Durante su seminario, Fien intenta conectar mundos tan distintos como el diseño paisajístico y la gestión del agua. «Esta conexión todavía es muy difícil de realizar», admite. «Por raro que parezca, el diseño de los sistemas de gestión del agua casi nunca forma parte de un diseño urbano desde el principio. Siempre llega más tarde. Quiero cambiar esta forma de pensar».

Rain(a)way comenzó como su proyecto de graduación para la Design Academy. Es un diseño de producto muy simple: un conjunto de baldosas para aceras. Gracias a su exclusiva textura, la baldosa Ebb canaliza el agua de lluvia hacia superficies permeables al agua.

Complementa la baldosa Flood, que recoge el agua y permite que se filtre al terreno a través de minúsculas aberturas permeables al agua. Las baldosas Rain(a)way pueden sustituir a las tradicionales baldosas para pavimento «cerradas» haciendo que vuelva a ser posible la filtración de las aguas naturales.

Fien pronto descubrió que su visión del agua en el espacio público necesitaba ser algo más que simplemente una línea de producto. El centro de atención de Rain(a)way ha evolucionado hacia una perspectiva más amplia, en la que Fien actúa como fuente de inspiración y experta para urbanistas y diseñadores de políticas, que se enfrentan cada vez con mayor frecuencia a calles y aceras inundadas.

baldosa roja
Elegantes y permeables: las innovadoras baldosas Rain(a)way.
Foto: Adam Nowek
acera formada por baldosas Rainaway que llevan hacia un vecindario
Ya se han colocado varios conjuntos en los Países Bajos.
Foto: Rain(a)way

Cómo usar la lluvia con creatividad

Cuando Fien vivió en Namibia durante unas prácticas de cuatro meses, se sintió atraída por la relación entre los lugareños y la lluvia. Tema diario de conversación, la gente esperaba con ansiedad a que llegara la lluvia. Durante su estancia apenas llovió, y cuando lo hizo, la gente recibió el agua con entusiasmo.

Al volver a los Países Bajos se dio cuenta de la fuerte aversión a la lluvia. «Cuando volví a Eindhoven, leí mucho sobre temas relacionados con el aumento de precipitaciones porque mi proyecto de graduación estaba centrado en el cambio climático. La contradicción entre el deseo de lluvia en África y la aversión al volver a casa me resultó llamativa», afirma Fien. «Quería crear algo que pudiera realzar la belleza de la lluvia, una solución que mostrara cómo el agua podía añadir valor y calidad al espacio público. Creo que deberíamos recibir el agua con los brazos abiertos».

Durante su investigación, la joven diseñadora quedó fascinada por la cultura y la arquitectura japonesa. Se maravilló por el modo en que los japoneses combinaban alta tecnología con un fuerte sentido de la naturaleza. Pocos meses después, Fien se encontró a sí misma en un avión rumbo a Tokio.

«En Japón tienen una tradición de integrar el agua en la arquitectura de una manera muy refinada. ¡Y muy inspiradora!» Fien tomó algunos de los principios y métodos básicos de la arquitectura japonesa para dar forma a sus propios diseños. «Por todo Japón puedes encontrar templos, en las ciudades y en el campo. Muchos de ellos disponen de un espacio para un ritual de purificación tradicional que consiste en recoger el agua natural en un cuenco para después derramarla. El flujo de agua natural es, por así decirlo, retardado, y al hacerlo añades un cierto valor.

Volver a integrar el agua en la composición urbana

¿Por qué quieres volver a traer los ciclos de las aguas naturales a nuestras ciudades? «El flujo natural ha desaparecido completamente en el moderno entorno urbano. Toda el agua de lluvia fluye directamente hacia las alcantarillas y no se filtra en el suelo», explica Fien. Esto es un derroche y un problema que está siendo magnificado por el cambio climático.

«Cada vez más, se alternan fuertes precipitaciones con periodos sin lluvia, lo que ocasiona una sobrecarga térmica en las grandes ciudades», declara Fien. «Nuestros actuales sistemas de alcantarillado no son capaces de hacer frente a un incremento de episodios de fuertes precipitaciones. Las alcantarillas rebosan y el agua no tiene adonde ir, ya que nuestras calles están completamente selladas con baldosas y asfalto».

Fien quiere demostrar cómo un producto como la baldosa Rain(a)way puede ser uno de los eslabones perdidos en un gran diseño de espacios urbanos que se adapten al clima. «Estamos trabajando conjuntamente con cada vez más colaboradores para tener la seguridad de que es algo más que una simple baldosa. Debe formar parte de un diseño de espacio público integral con más superficie abierta».

Comenzó con un diseño, pero ahora se trata de hacerlo factible en la práctica. Agencias gubernamentales, arquitectos paisajistas, todos ellos deben comprometerse «en una escala que realmente suponga un impacto».

Fien Dekker de pie junto a baldosas diseñadas por ella
Fien Dekker muestra baldosas colocadas en la ciudad de Tilburg.
Foto: Adam Nowek

Hacer realidad su sueño de espacios públicos resistentes al clima

Cerca de Eindhoven, en la ciudad de Tilburg, los sueños de Fien se han materializado en una nueva plaza pública bautizada con el nombre de Vincent van Gogh. «Es un proyecto fantástico que se inaugurará en noviembre», nos dice Fien con entusiasmo.

La plaza ha sido remodelada por iniciativa de los residentes locales, que querían realizar un homenaje al famoso pintor, que una vez vivió en la plaza. Los arquitectos se pusieron en primer lugar en contacto con Fien para las baldosas de alrededor de los árboles históricos, ya que estos necesitaban una filtración de agua adecuada.

«Pero puse muchas más ideas sobre la mesa. Ideas sobre cómo podíamos hacer que todo el diseño de la plaza fuera más sostenible y hermoso al mismo tiempo». El diseñador se implicó y creó un diseño inspirado en los colores usados por van Gogh durante su periodo holandés.

Vínculo entre diseño de paisaje y diseño de producto

Fien afirma que no tiene intención de convertirse en una arquitecta paisajista. «Veo mi trabajo como complementario al trabajo de arquitectos y urbanistas. Podemos inspirarnos unos a otros. Mi pasión es crear un vínculo entre diseño de paisaje y diseño de producto y, por supuesto, integrar la gestión del agua en esta composición». El proyecto de Tilburg es una bella muestra de esta colaboración.

Rain(a)way forma parte de un movimiento más amplio que trabaja para hacer que nuestras ciudades estén mejor preparadas frente a los cambios climáticos y sean más adaptables a un medio ambiente cambiante. «Dentro de diez años espero que, nosotros, como Rain(a)way, podamos decir que hemos contribuido a hacer nuestras ciudades más resistentes a los cambios climáticos, que hemos cambiado la percepción del espacio público». Fien concluye, «¿Te imaginas que pudiéramos barrer nuestras calles con cortacéspedes en lugar de con camiones escoba?».

plaza Vincent van Gogh en Tilburg
Plaza en Tilburg con baldosas Rain(a)way.
Foto: Adam Nowek

Para más información sobre Rain(a)way, haz clic aquí.