Del 30 de junio al 10 de julio, la smart electric base hizo una parada en Roma. Como parte del evento, el diseñador floral Dylan Tripp dirigió un taller sobre cómo crear un pequeño rincón de naturaleza incluso en la vivienda urbana más minimalista. Conversamos con él para conocer más detalles.

Dylan, diste unas clases en el taller de Green Therapy en la smart electric base en Roma el 6 de julio. ¿Qué les tenías reservado a los asistentes?
Dylan Tripp:
Mi taller de Green Therapy tenía como objetivo mostrar cómo puedes crear un terrario: un pequeño «jardín» en un cuenco de cristal. Todo lo que necesitas es un poco de tierra y algunas plantas. Por supuesto, hay algo de arte en ello, y de eso trata mi taller.

Suena fascinante. Pero aparte de hacer más verdes nuestros espacios, ¿cuáles son los beneficios de crear un jardín en miniatura?
Dylan Tripp:
En realidad se trata de un tipo de terapia. Haces algo con las manos, lo que es muy relajante. Es una forma de liberar las tensiones diarias. Además, tocar la tierra o las raíces de una planta, establecer esa conexión, es algo que calma mucho. Es algo ancestral, tenemos un sentimiento de pertenencia a la tierra. Consigues una sensación de bienestar y, como consecuencia, abres tu corazón. Esto también sucede cuando preparamos un ramo de flores. Es un momento para tomarse un descanso y detenerse, y en este momento es lo que necesitamos.

Como el espacio en las grandes ciudades es limitado, el terrario con su diseño cúbico y armazón de cristal parece la solución perfecta.
Dylan Tripp:
Exactamente. El terrario es muy adecuado para espacios pequeños. Puedes vivir en una sola habitación y tener un precioso rincón con una planta pequeña y un ramo de flores, y este puntito de belleza te da algo, completa el ritmo de tu vida. Tan sólo un pequeño cactus en tu cuarto de baño puede ser suficiente. Todos vivimos en grandes ciudades con pisos pequeños, así que el terrario es un trocito de naturaleza en tu apartamento. 

En la presentación de tu taller hablas sobre el «poder de las plantas», lo que encontramos fascinante. ¿Podrías contarnos algo más sobre esto?
Dylan Tripp:
Las plantas y la naturaleza tienen un gran poder. Puedes verlo en las poblaciones abandonadas. Lo primero que surge cuando la gente se marcha es la naturaleza, recuperando lo que le pertenece. Podemos construir nuestro mundo, pero cuando nos marchamos, la naturaleza sigue estando presente. De modo que la naturaleza es muy poderosa y siempre nos olvidamos de ello. A veces este poder es intimidatorio y a veces muy hermoso. Y tampoco debemos olvidar que también somos parte de la naturaleza.

También haces muchos arreglos florales. ¿Cuál es tu opinión sobre las flores cortadas comparadas con las plantas vivas?
Dylan Tripp:
Las plantas vivas y las flores cortadas son dos cosas diferentes. Las flores cortadas nos hablan sobre la belleza de un momento que pronto pasará. Son un símbolo de la fugacidad, del memento mori. Todo se concentra en un ramo que durará sólo unos pocos días: es bello, aunque transitorio. Lo encuentro fascinante. También me gusta cuando las flores comienzan a marchitarse. También hay belleza en eso. Las plantas vivas son lo contrario. Cuanto más las cuidas, más viven.

¿Hay alguna flor o planta que esté de moda ahora?
Dylan Tripp:
Actualmente son populares hierbas y flores silvestres como amapolas y anémonas. Pero mirando al futuro, veremos una tendencia creciente hacia las plantas carnosas y los cactus. Esto tiene sentido, ya que el agua es cada vez más escasa. Plantas tropicales como la monstera y la protea también estarán entre las preferidas.

¿Cómo será el jardín del siglo XXI?
Dylan Tripp:
California siempre ha sido un buen indicador, no sólo porque California tiende a mirar hacia el futuro, sino porque además es un estado donde el agua ya es un lujo. Todo lo que no necesite mucha agua estará muy presente, como los cactus, las plantas carnosas y las epífitas, plantas cuyas hojas pueden absorber la humedad presente en el aire. También tendremos muchos hermosos ramos de flores secas. Actualmente trabajo en ello. Duran mucho y no necesitan nada de agua. Los veo como una especie de naturaleza muerta. De modo que todo en nuestras casas y jardines estará influido por esta megatendencia medioambiental.

El taller de Dylan en la smart electric base tuvo lugar en Roma el 6 de julio.