Las metrópolis son las áreas más densamente pobladas de nuestro planeta. Ahora puedes llevar el ambiente familiar de los pueblos pequeños a tu ciudad. Una start-up está creando vínculos entre vecinos, alrededor de la mesa, comida tras comida.

Al vivir en una ciudad, interactuamos con gente cada día: compañeros de desplazamientos, de trabajo, gente de la calle… Pero seamos honestos, ¿a cuántos de nuestros conocidos cotidianos llegamos a conocer lo suficientemente bien como para cenar con ellos?

Compartir una comida puede convertir en amigos a desconocidos, un mensaje lanzado por EatWith, una start-up que facilita hacer amigos durante una cena. «Nuestro objetivo es reunir gente alrededor de una mesa», dice Susan Kim, directora general de EatWith. «La comida es el idioma universal por excelencia».

Página de inicio de EatWith
Cena compartida a tan solo unos pasos.
Imagen: EatWith (la imagen fue trasformada)

Comer juntos: la red social más antigua

EatWith fue una idea de Guy Michlin y Shemer Schwarz. Cuando Michlin estaba viajando por Grecia, un contacto casual con un lugareño derivó en una invitación a cenar. Antes de que se diera cuenta, Michlin se encontró compartiendo una comida con una familia local, en su casa, donde la comida «no guardaba el menor parecido» con nada de lo que había comido en su viaje hasta ese momento. La hospitalidad, la cocina auténtica y la experiencia cultural resultaron ser inolvidables. En 2012 nació EatWith. ¿Su misión? Reunir gente, comida tras comida.

«Nada une a las personas de forma tan orgánica y natural como comer y partir pan en una mesa», dice Kim. «Compartir un plato es una manera excelente de explorar nuevas culturas de un modo más íntimo y al mismo tiempo relacionarse con personas que nunca habrías tenido la oportunidad de conocer de otra manera. Podría decirse que la mesa es la red social más antigua».

EatWith comenzó a funcionar en Tel Aviv, cosechando una entusiasta respuesta entre sus primeros seguidores. Y para demostrar que su idea no solo era adecuada para Israel, el equipo lanzó también su creación en Barcelona. Cuatro años después, la compañía opera actualmente en 200 ciudades y 50 países de todo el mundo, desde Lyon y Marrakech hasta São Paulo y Tokio.

Numeroso grupo de personas compartiendo la comida
Comer juntos: la red social más antigua.
Foto: EatWith

Llegar al corazón del panorama culinario de una ciudad

En esencia, EatWith es el Airbnb de la gastronomía. Si estás visitando una ciudad y quieres comer comida auténtica y encontrar gente local interesante la plataforma te puede ayudar. Solo tienes que visitar la página web, introducir los datos pertinentes (fecha, rango de precios, tipo de cocina), echar un vistazo a las diferentes opciones y reservar tu plaza.

Entre los 650 o más anfitriones de la plataforma repartidos por todo el mundo, existe toda una gama de experiencias culinarias, desde cocineros caseros a chefs de alta cocina. «Tenemos anfitriones que han trabajado en alguno de los mejores restaurantes con estrella Michelin del mundo, y también tenemos anfitriones autodidactas», comenta Kim, que también sirve su propio estilo de comida coreana campesina en cenas de EatWith. «Sin embargo, pase lo que pase, todos ellos comparten la misma pasión por la cocina y la diversión».

Ofertas culinarias variadas en EatWith
Un plato para cada paladar.
Imagen: EatWith (la imagen fue trasformada)

Crear sentimiento de comunidad

«Como son gente del lugar que vive en la ciudad, nuestros anfitriones de EatWith son, en muchos casos, increíbles fuentes de información», continúa Kim. «Tenemos un anfitrión en San Francisco, por ejemplo, que lleva a sus invitados al muelle local para presentarles un increíble marisco obtenido de forma sostenible».

Sin embargo, a diferencia de Airbnb, EatWith no solo es útil para los viajeros y turistas que están explorando nuevos lugares. EatWith también puede ayudar a aquellos habitantes de la ciudad que tengan la sensación de haber perdido el contacto con sus vecinos.

Como residente urbano, es posible que vivas en un bloque de apartamentos, pero que tu vida diaria transcurra sin conocer a quienes viven al otro lado de las paredes que te rodean. Es muy probable que nunca inicies una conversación con un desconocido, lo que significa que podrías estar perdiendo algunas relaciones potencialmente interesantes.

Aquí es donde EatWith puede ayudar. «Normalmente tengo una docena de invitados en mi apartamento», dice Laura Rucker, una usuaria que vive en Nueva York y organiza cenas en su íntimo apartamento en Ditmas Park, Brooklyn. «Suele haber unos cuantos amigos, gente del vecindario, de la ciudad y también invitados internacionales».

Dejar que actúe la magia

Diseñadora de interiores durante el día, Rucker descubrió EatWith a través de Instagram hace casi un año, y como entusiasta cocinera casera decidió comenzar a organizar sus propios eventos mediante la plataforma. Fue una oportunidad para hacer algo divertido y para conocer a gente nueva en su ciudad. Con menús con un cierto aire mediterráneo y sudamericano, elaborando platos como paleta de cerdo en su jugo con queso en polvo y manzanas, seguido por tarta de calabaza con bourbon y helado, las noches EatWith de Rucker no solo han mejorado su vida en la ciudad, sino también la de sus invitados.

«Creo que la gente busca un sentimiento de comunidad y EatWith es un lugar donde podemos crear esta comunidad», explica. «La comida es el motivo inicial que tiene la gente para reunirse, pero realmente es mucho más que eso. He conocido a algunos vecinos que no hubiera conocido de otra manera. Es emocionante».

¿Y después de la cena? «Al final de la velada, doce desconocidos están riendo, contando historias y haciéndose amigos», afirma Rucker. «Es mágico»

Para más información, visita la página web de EatWith.

EatWith reúne grupos de personas para disfrutar de una experiencia culinaria
Las cenas pueden convertirse en un recuerdo inolvidable.