Nacido en París de padres tunecinos: en las obras del artista urbano eL Seed se encuentran los contrastes de dos culturas – la poesía de la escritura árabe y la cruda realidad del graffiti.

Desde la calle sólo se pueden ver fragmentos de la obra de arte de mayor tamaño que se haya realizado nunca en El Cairo. Modelos sinuosos en blanco, azul y naranja que se extienden por las fachadas de 50 casas.

Pero la imagen completa se aprecia sólo si uno sube a una de las cimas de las Colinas de Mokattam, en la periferia de la capital egipcia. Allí, donde en su día se esculpieron un monasterio y una catedral en las rocas, se abre un panorama impresionante.

Desde esta perspectiva elevada, cada uno de los graffitis adquiere un sentido. «Para ver la luz del sol, primero tienes que frotarte los ojos», reza allí en caracteres árabes la cita de un obispo copto del siglo III. Aquí, en el extremo sur del barrio de Manschiyyet Nasser de El Cairo, viven los Zabbaleen coptos, más conocidos como «los basureros».

Esta empobrecida población recopila y clasifica la basura que generan los siete millones de habitantes de la metrópolis – un ecosistema propio que cuida de que El Cairo no se hunda en ingentes masas de basura.

eL Seed trabajando
Desde el suelo hacia arriba: eL Seed durante su trabajo en El Cairo.

eL Seed, un artista franco-tunecino de París, ha vivido durante semanas entre «los basureros» para la realización de su obra actual «Perception» y ha querido rendirles un homenaje.

Arte Zaraeeb de eL Seed
Una obra de calado: «Perception» se extiende por varios bloques.

Posiblemente, «Perception» no sea sólo la mayor obra de arte de El Cairo, sino también una de las más grandes del mundo. Cuando aparecieron las primeras imágenes online, no fueron pocos los que se creyeron que se trataba de un fotomontaje.

Ya en los primeros días después de su finalización, 5.000 personas compartieron la historia en las redes sociales. También los Zabbaleen se mostraron encantados, quejándose únicamente de que eL Seed no hubiera pintado más de sus casas.

Realización del graffiti de eL Seed
La producción en Manschiyyet Nasser exigía la máxima coordinación.
eL Seed une a las personas
Arte urbano de eL Seed
Arte urbano Zaraeeb de eL Seed
Arte urbano de eL Seed en El Cairo

Influenciado por la cultura Hip-Hop de París

«Perception» es otra de las obras que generan gran atención en la cartera de este artista urbano. Ya de joven e influenciado por la cultura Hip-Hop, eL Seed pintaba ya sus primeros graffitis en su barrio de París.

A la búsqueda de su propia identidad, el hijo de inmigrantes tunecinos fue descubriendo poco a poco su propio estilo. «En Francia te dan la sensación de que sólo puedes ser francés», dijo en un entrevista.

«Pero ni mi cara tiene el aspecto de la de un francés, ni mi nombre suena muy francés». A los 18 años empezó a aprender a leer y a escribir árabe, una chispa inicial para sus obras posteriores.

Y es que en su «Calligraffiti», un estilo creado hace diez años en los Países Bajos, eL Seed combina el graffiti clásico con los caracteres árabes. Dos culturas aparentemente irreconciliables colisionan para formar una nueva identidad, la identidad del artista.

Las imágenes de eL Seed no son fáciles de descifrar. «Hay que mirar con atención para descifrar lo que escribo», dice el artista, que para su nombre artístico se inspiró en la pieza francesa «Le Cid» del siglo XVII.

«Pero el significado más profundo puede entenderlo cualquiera, con o sin conocimientos de árabe», continúa. «Siempre utilizo mensajes que están relacionados con el lugar donde se encuentran», explica. «Tienen un significado universal, toda persona del mundo puede relacionarlos». Una belleza poética que, más que verse, se percibe. «Nos habla a todos», dice eL Seed.

Un poco de paz

Este hombre de 35 años ha dejado sus trabajos en ciudades de todo el mundo, con exposiciones en Berlín, Chicago, París y Dubai. Para la marca de moda Louis Vuitton incluso diseñó, como primer artista de origen árabe, el dibujo de una bufanda.

Su obra más conocida es el Calligraffiti de la mezquita de Jara de Gabes, la ciudad de origen de su familia, que fue encargada oficialmente por el gobernador de la ciudad.

En el minarete de 57 metros de la mezquita se puede leer desde 2012 el verso del Corán: «¡Oh humanidad! Nosotros os creamos a partir de un solo hombre y una sola mujer y os hicimos pueblos y tribus para que así podáis conoceros unos a otros».

Un mensaje de tolerancia, que se puede distinguir en todas sus obras, lo mismo que su deseo de paz. eL Seed no es sólo un artista, él tiene también una misión personal: ofrecer un punto de acceso alternativo al círculo cultural islámico.

La poesía de su obra consigue que el mundo occidental dirija sus ojos más allá de los estereotipos islámicos.

Con un objetivo de validez universal: «Reunir personas y culturas. Eso es lo que yo hago». Sólo se le puede desear que encuentre un público lo mayor posible, en ambos círculos culturales.

 

eL Seed trabajando
Los trabajos de eL Seed se pueden encontrar en ciudades de todo el mundo.
Graffiti en el muro de una casa
Graffiti en el muro de una casa de Túnez
Graffiti en Nueva York
Puente con candados
Arte urbano de eL Seed
Torre de París con graffiti de eL Seed