smartville, la planta de producción del smart fortwo en la localidad francesa de Hambach, está considerada una de las fábricas de automóviles más modernas del mundo. Ahora podemos visitarla con un recorrido fílmico.

Procedente del espacio exterior, la cámara atraviesa la atmósfera terrestre para aterrizar en una pequeña localidad cerca de la frontera entre Francia y Alemania. No hablamos de un pueblo galo, sino de smartville, una de las fábricas de automóviles más modernas y respetuosas con el medio ambiente del mundo.

youtube teaser image

Aquí, cerca de la localidad de Hambach in Lothringen, se fabrican los mejores coches para la gran ciudad: el smart fortwo, el smart fortwo cabrio, los modelos smart fortwo BRABUS y el nuevo smart fortwo electric drive.

Alexandre Zettl consulta documentos en la línea de pintura de smartville
No es una nave espacial, sino el área de inspección que se encuentra detrás de la línea de pintura de smartville.
Alexandre Zettl trabaja con el ordenador en la fábrica de smartville
La técnica más moderna permite procesos fluidos en la producción.

La nueva película de la fábrica «hello #smartville» se asoma entre bastidores a la factoría en la que 1.800 empleados han fabricado más de 1,5 millones de smart desde 1998 con ayuda de la más moderna tecnología.

Su eficiente organización espacial con una línea de montaje alrededor de una pieza central en forma de signo más (+) es exclusiva de esta fábrica. Esto permite a los proveedores instalarse directamente junto a los lados del signo más y producir en el propio complejo de la factoría.

De este modo, se suministran las piezas sólo cuando se necesitan. El método llamado «Just-in-time-Methode» o «principio del collar de perlas» es la forma más flexible y eficiente de fabricar un coche, ya que permite ahorrar los elevados costes de transporte y almacenamiento.

La «boda» en la fábrica smartville entre la carrocería y el chasis de un smart
La producción sigue el «principio del collar de perlas».

Producción automática eficiente según el sistema del signo más

Antes de ensamblar un smart fortwo, se produce cada uno de sus elementos en las distintas naves del complejo de la fábrica. En primer lugar, unos 500 robots high-tech sueldan 250 piezas de acero con unos 3.000 puntos de soldadura para formar el esqueleto del smart fortwo: la llamada célula de seguridad tridion envuelve a los pasajeros como si fuera la dura cáscara de una nuez para ofrecer la máxima seguridad en cada situación.

La carrocería en bruto de un smart
En la línea de pintura de smartville.

A continuación, la carrocería llega al taller de pintura, donde se puede elegir entre siete pinturas líquidas distintas y respetuosas con el medio ambiente, que forman la base para las muchas combinaciones de colores en las que se puede encargar un smart.

Un nuevo smart se pinta en el taller
Modernos brazos de robot aplican la pintura.

Mientras que el coche se encuentra en el taller de pintura, los expertos en bodypanels fabrican el revestimiento y las puertas. Para ello hacen una colada de granulado de plástico reciclado de la que salen los bodypanels, muy ligeros, flexibles y resistentes a la rotura. Éstos se reúnen después en paquetes por coche y se transportan a la línea de montaje por un puente.

Entretanto ha llegado también el corazón de cada smart: el motor, disponible en 20 configuraciones distintas. Mientras la carrocería se sigue secando en el taller de pintura, se ensamblan la unidad de motor y engranajes y el eje trasero para formar el chasis. También la batería y el electromotor del nuevo smart electric drive se montan aquí.

Un empleado durante la fabricación de un smart en la fábrica smartville
Producción eficiente, ya que los proveedores están instalados directamente en el complejo de la fábrica.

De la carrocería en bruto al smart fortwo terminado

Y por fin puede comenzar la fase final de la producción: el ensamblaje en la pieza central en forma de signo más. Cada ala tiene asignado un ámbito de competencias. En el Ala 1000 se monta el salpicadero y la carrocería recién pintada.

Un empleado con el uniforme de smart utiliza componentes de smart
Caminos cortos y suministros inmediatos de cada componente distinguen a smartville.

En la vecina Ala 2000 tiene lugar el paso más importante de la producción: la boda. Ése es el nombre que recibe el montaje del chasis y la carrocería, porque ambos componentes quedan unidos para siempre.

Seguidamente, en el Ala 3000 se montan las ventanillas, el techo, los asientos y las ruedas. Finalmente, en el Ala 4000 se montan las puertas y los bodypanels y se implementan los últimos detalles. Terminados éstos, unas ocho horas después del inicio de la producción, un nuevo smart fortwo está completo.

Un guante blanco en un smart blanco recién pintado.
Control de calidad con tacto.
Raphaël Schuster comprueba un smart naranja
Los vehículos terminados se examinan exhaustivamente.

Llega entonces la hora del  control de calidad, que tiene lugar en el centro del signo más. Aquí, cada unidad se somete a una serie de pruebas con las que la gestión de calidad comprueba cada detalle de nuevo.

Ahora, el coche debe probar su agilidad y fiabilidad con un último recorrido en la pista de pruebas de smartville. Después ya se puede entregar el coche.

Un smart fortwo azul en el taller de smartville.
Un smart fortwo terminado abandona la rampa de producción.

Tecnología moderna y elevados estándares medioambientales

El smart fortwo es el coche urbano más consecuente del mundo. No es de extrañar que también la planta de producción de Hambach marque pautas y que se distinga con sus modernas tecnologías, sus procesos perfectamente organizados y, gracias a que dispone de su propia central térmica, su elevada conciencia medioambiental.

Un smart fortwo blanco en la pista de pruebas
El nuevo smart debe demostrar su calidad en la pista de pruebas.
Raphaël Schuster al volante de un nuevo smart
Raphaël Schuster en el retrovisor del smart

En la fábrica, distinguida en 2012 con el «Trophée de l’Excellence Industrielle» en la categoría «Mejor fábrica», acaba de empezar además un nuevo capítulo para el futuro de la movilidad urbana: el nuevo smart electric drive, que llegará a los concesionarios a partir de marzo como smart fortwo electric drive y smart forfour electric drive, y desde comienzos del verano como smart fortwo cabrio electric drive.

¿Quieres ver la producción en directo con tus propios ojos? smart ofrece diariamente dos visitas a la línea de montaje final de smartville de aproximadamente una hora y media de duración. Los interesados se pueden registrar en communication.hambach@daimler.com.