El crecimiento de las áreas urbanas hace necesario que concibamos ideas creativas que puedan aliviar la presión sobre las infraestructuras y recursos urbanos. Como demuestran estas cinco invenciones, tanto la alta como la baja tecnología podrían desempeñar un papel importante.

Pavimentos que convierten pisadas en energía

Una buena caminata puede revelar las maravillas de una ciudad. Pero, ¿conoces alguna que además pueda contribuir a satisfacer la creciente demanda de energía?

La start-up británica de tecnología limpia PaveGen instaló recientemente 10 metros cuadrados (107 pies cuadrados) de pavimento inteligente en el corazón de Londres. Las ingeniosamente diseñadas baldosas convierten pisadas en energía eléctrica. Cuando la gente pasa sobre la zona, su peso hace que gire un generador situado debajo, creando energía mediante un proceso conocido como inducción electromagnética. Esta energía puede usarse para alimentar farolas.

Las baldosas también recopilan datos en tiempo real y pueden registrar la posición y el número de pasos dados. La instalación de PaveGen está vinculada con una aplicación para smartphone que pueden usar los transeúntes para supervisar la cantidad de pasos e incluso utilizarla como moneda digital, intercambiando pasos por descuentos en tiendas cercanas.

No deberíamos necesitar ninguna excusa para pasear y explorar nuestras ciudades, pero ser recompensado por hacerlo es además un premio extra. Y puede hacer que nos sintamos participantes activos en nuestro hábitat urbano.

Árboles inteligentes que ayudan a respirar a las ciudades

Uno de los problemas de vivir en las ciudades es la carencia de cubiertas vegetales. Como el follaje verde es esencial para disfrutar de un aire más limpio, la ausencia de árboles puede notarse en algunos espacios urbanos.

Da la bienvenida a CityTree. La estructura mide alrededor de 4 metros de alto y se parece a un anuncio electrónico, con una diferencia: su superficie está cubierta por abundante musgo verde, lo que facilita que CityTree limpie el aire de polvo y partículas perjudiciales invisibles como el óxido de nitrógeno. Una sola de estas estructuras puede tener el mismo impacto medioambiental que 275 árboles.

City Tree verde en un espacio público
CityTree pone verde en la jungla de hormigón.
Foto: Green City Solutions

El equipo que se encuentra detrás del invento —un arquitecto, un horticultor, un ingeniero mecánico y un especialista en TI— son los cofundadores de Green City Solutions, una empresa con sede en Berlín que se esfuerza en ayudar a que las áreas urbanas respiren de nuevo.

Como lector frecuente de esta revista, habrás oído hablar a lo largo del último año sobre la innovadora start-up en el concurso de ideas smart urban pioneers. CityTree ha sido diseñado para actuar también como filtro inteligente, conectando con smartphones y tablets y proporcionando datos y análisis sobre el comportamiento medioambiental.

Construcciones temporales desplegables en lugares inesperados

Como la población de nuestras ciudades se está haciendo más densa y las periferias siguen creciendo hacia el campo, hemos de estar preparados para hacer frente a catástrofes naturales imprevistas. Incendios, inundaciones o terremotos pueden ocurrir incluso en las metrópolis más desarrolladas. Pero a veces no son necesarias soluciones de alta tecnología, y la gente solo necesita un techo sobre sus cabezas para pasar la noche.

construcciones desplegables de Ten Fold en un paisaje verde
Ten Fold concibe construcciones desplegables temporales como esta.
Foto: Ten Fold Engineering

Una empresa británica de ingeniería, Ten Fold, ha desarrollado un método para que puedan instalarse fácilmente construcciones temporales. Las estructuras móviles pueden montarse en menos de diez minutos usando simplemente una máquina de taladrar manual alimentada por baterías. Su diseño modular supone que el tamaño de la estancia, ventanas y puertas puede ajustarse dependiendo del uso que se vaya a dar a la construcción.

¿Qué usos se darán a estas estructuras en el futuro? Muy probablemente se emplearán como unidades médicas o para proporcionar alojamiento a ciudadanos afectados por alguna imprevisible calamidad.

Refugio en la jungla de hormigón

La vida en la ciudad tiene innumerables ventajas, pero también trae consigo el estrés que produce su ruido de fondo casi constante. Para encontrar un oasis de tranquilidad justo en medio del paisaje urbano, un diseñador holandés tuvo la idea de transformar bancos ordinarios en una especie de capullos de aislamiento personal.

banco de un parque con un refugio blanco
Convierte el banco de un parque en un refugio.
Foto: Thor ter Kulve

Thor ter Kulve, que ya ha demostrado muchas veces en ocasiones anteriores su capacidad para redefinir y reinventar espacios públicos, equipó su «Park Bench Bubble» con lo esencial para las necesidades domésticas, lo que incluye un ya imprescindible cargador USB para tu smartphone y una funda impermeable.

«Hice una combinación de materiales conocidos y existentes y técnicas que van desde la construcción de armarios, carpintería, costuras para hinchables y bricolaje eléctrico», declara ter Kulve en su página web, calificando su banco burbuja como un «prototipo para la reflexión».

interior del capullo blanco
El capullo desde dentro.
Foto: Thor ter Kulve

Apaga, pero sigue conectado

Es conveniente apagar tu smartphone cada cierto tiempo y explorar lo que la ciudad ofrece, particularmente sus espacios verdes. Pero como los entornos urbanos cada vez están más conectados, muy a menudo dependemos de Internet para conocer la información y las noticias importantes, por lo que estamos pegados a nuestros dispositivos tanto si nos gusta como si no nos gusta.

Generalmente, los parques no tienen señal WiFi. Cierto es que la característica principal de los parques, como han pretendido los planificadores urbanísticos, es una atmósfera de tranquilidad para desconectar y relajarse.

Sin embargo, esta desconexión significa que los visitantes y turistas que van a los parques no pueden obtener la información que necesitan, como las novedades meteorológicas o actualizaciones sobre el viaje. Ahora, un parque de la ciudad de Nueva York ha encontrado una solución, con la ayuda de la firma de arquitectura Studio KCA: un punto de conexión WiFi desplegable y móvil. La singular instalación incluye asientos y se transporta en bicicleta. Ideal para quienes necesitan información.