¡Al cine de verano! – sea para ver un remake de Baywatch o uno de nuestros clásicos preferidos. El cine de verano al aire libre promete entretenimiento puro en entornos espectaculares: el skyline de Sídney, la playa de Nueva York o el cielo estrellado de Ibiza. Éstos son los diez mejores cines de verano para 2017.

Cine Theseion, Atenas

Atenas es algo así como la capital mundial del cine de verano. En los años sesenta llegó a haber aquí hasta seiscientas pantallas de cine al aire libre. La cultura cinematográfica sigue viva en la metrópolis griega. Muchos cines improvisados en los patios de las casas, rodeados de viñas, atraen a sus espectadores cada año. El primero de ellos es el Cine Theseion, abierto desde 1935. Aquí todo sigue como antes: en un jardincito oculto con vistas a la Acrópolis iluminada se proyectan películas clásicas y blockbusters, desde Hitchcock hasta Hollywood, que se pueden disfrutar junto con el pastel de queso casero que te ofrecen.

Cine de verano Theseion en Atenas
Cine de verano con vistas a la Acrópolis.
Foto: Vasilios Koutroumanos

Maple Drive-In Cinema, Pekín

A Wang Qishun le gustaban las películas desde niño. Más tarde, en los años ochenta, tuvo su primer coche y oyó hablar por primera vez de los cines drive-in americanos. Su gran sueño de dirigir uno de ellos se cumplió en 1998, cuando este chino abrió el primer autocine de China, el Maple Drive-In Cinema. En cuanto el sol se esconde detrás del skyline de Pekín, empieza a centellear la pantalla y los amantes del cine pueden disfrutar de producciones chinas y americanas durante toda la noche.

Allianz Cinema, Zúrich

Desde hace 27 años, unos 50.000 espectadores vienen entre julio y agosto a este cine de verano junto al Lago de Zúrich. La pantalla del Allianz Cinema se encuentra sobre el agua, y en las orillas que hay detrás de ella las luces de la ciudad emiten destellos. Aquí se proyectan blockbusters actuales, así como cine de repertorio y películas por las que no pasa el tiempo, como «Rocky Horror Picture Show». La experiencia cinematográfica se redondea con la elevada oferta gastronómica, tanto si se tienen ganas de comida vietnamita o peruana, como si sólo se quiere una salchicha de la barbacoa.

El cine de verano Allianz Cinema en el Lago de Zúrich.
Los amigos del cine suizos se encuentran en el Lago de Zúrich.
Foto: PPR/Dominik Baur (la foto fue modificada)

Coney Island Flicks on the Beach, New York City

La península de Coney Island, el extremo sur de Brooklyn, es conocida sobre todo por sus parques de atracciones. La gente disfruta en la playa, detrás de la que se elevan los bloques de edificios habitados principalmente por familias emigrantes rusas. En los ocho lunes de los meses de julio y agosto tiene lugar aquí el evento «Flicks on the Beach», en el que los amantes del cine neoyorquinos se acomodan en la arena, extienden sus toallas o colocan sus tumbonas para ver la proyección. La entrada es gratis.

Un cine de verano en la playa de Coney Island.
Películas, luces, ruido de mar: cine en la playa de Coney Island.
Foto: Alliance for Coney Island

Pluk de Nacht, Ámsterdam

Érase una vez dos amigos que compartían la opinión de que había demasiadas películas excelentes que no encontraban el camino a los cines neerlandeses. Con «Pluk de Nacht» – traducido: «Aprovecha la noche» – crearon sin pensárselo dos veces su propio festival de cine en una orilla de Ámsterdam. En verano se volverá a ofrecer allí un sorprendente programa de películas internacionales seleccionadas con todo esmero. Los blockbusters de Hollywood de siempre no tienen lugar aquí. Las proyecciones son gratuitas y están en inglés, o bien con subtítulos en inglés. Después, hay fiesta.

Freiluftkino Kreuzberg, Berlín

El cine de verano de Kreuzberg en el patio interior del centro de arte Bethanien es uno de los cines al aire libre más antiguos de Berlín. Desde mayo hasta septiembre se proyecta una película internacional distinta cada día. Los organizadores prometen las películas más destacadas de la temporada cinematográfica actual, así como clásicos y películas de culto. Lo especial de este cine: todas las películas se dan en el idioma original con subtítulos. Las producciones en alemán se subtitulan en inglés. Nuestro consejo: una película como «Der junge Karl Marx» (El joven Marx) no se puede ver de una forma tan auténtica como en la ciudad en la que el protagonista estudió durante cinco años.

El cine de verano Freiluftkino Kreuzberg en Berlín
Un clásico de los cines de verano en la capital alemana.
Foto: Robin Kirchner

Sunset Drive-In-Cinema, Ahmedabad

Este cine indio afirma tener la pantalla más grande de Asia. Una cosa es cierta: es grande de verdad. Delante de ella hay espacio para 665 coches. En la parte trasera hay además filas de asientos techadas. Las familias se acomodan sobre mantas entre los coches. El Sunset Drive-In-Cinema no es un destino turístico y es visitado principalmente por los locales. Los precios de las entradas son por tanto muy bajos, lo mismo que los de la muy alabada comida del restaurante del cine.

Retro Drive-In, Irlanda

¿Quién ha visto alguna vez un autocine móvil? Esta excéntrica idea se ha hecho realidad en Irlanda. Los organizadores del Retro Drive-In conducen por todo el país con su camión negro y levantan su pantalla móvil en las distintas ciudades. Una caravana de puestos de comida les acompaña, para que los amantes del cine estén bien abastecidos de pizzas, hamburguesas y otras delicias. La selección de películas cuenta únicamente con cintas de culto: desde «Tiburón» o «Top Gun: Ídolos del aire», hasta «Regreso al futuro».

Autocine Retro Drive-In en Irlanda
Aún existen: los autocines. Aquí en Irlanda.
Foto: Thomas Hawk

Amante Movie Night, Ibiza

Entre julio y septiembre, el exclusivo restaurante Amante de Ibiza convierte su terraza (casi) cada noche de martes en un cine de verano. Los espectadores se tumban bajo las palmeras y sienten la brisa fresca del mar en la piel. Por 30 euros por noche pueden ver en las Amante Movie Nights blockbusters premiados, este año se proyectan entre otros «La La Land», «Moonlight» o «Animales nocturnos». El precio incluye una copa de cava y palomitas a discreción.

St. George Open Air Cinema, Sydney

El panorama del que disfrutan los espectadores aquí es digno de tarjeta postal: el skyline de Sídney. Mientras en la pantalla se reproducen películas actuales, avances y estrenos australianos, hasta dos mil espectadores del cine de verano St. George se sientan con vistas a la Ópera y al Harbour Bridge, por debajo del cual entran lentamente enormes barcos al puerto. La temporada de cine aquí es en enero y febrero – unas fechas excelentes para superar las semanas invernales del hemisferio norte.

Cine de verano en el Darling Harbour de Sídney
Cine en Sídney – con una panorámica inigualable.
Foto: Chris Grundy

¿Te acuerdas de los mejores cines de verano de 2016?