Para 2025 se habrá creado la nueva metrópolis tecnológica Neom en el desierto de Arabia Saudí. Un paraíso para startups y desarrolladores. Controlada por robots, sostenible y abriendo nuevos horizontes para el resto del mundo.

La extensa y árida belleza del desierto saudí. Las profundidades azules del Mar Rojo. Familias felices correteando por las dunas y personas atractivas ante tablets y maquetas arquitectónicas. Acompañadas de música clásica y de una promesa: un nuevo país. Un país que cambiará el mundo para siempre. Ésa es la publicidad de Neom.

Tramo de costa con desierto y mar desde una perspectiva aérea
Mucho espacio para una gran visión.

El nuevo megaproyecto de la Casa Real de Arabia Saudí aspira a ser una utopía tecnológica con una superficie tan grande como Rwanda. Con una legislación y unos atractivos reglamentos económicos propios, aquí debe nacer un paraíso para startups e inversores.

Pero la ciudad que no sólo revolucionará la economía de Arabia Saudí, sino también la sociedad global, es aún una visión en medio de la arena de ninguna parte.

La primera fase de construcción habrá concluido en 2025

Para 2025 debe estar concluida la primera fase de construcción de la futurista ciudad planificada. Algún día, en Neom habrá más robots que personas. «No queremos descubrir dentro de 15 años que hemos perdido una oportunidad», dijo el Príncipe Heredero Mohammad bin Salman Al-Saud el 24 de octubre con motivo de la presentación de Neom en Riad.

El nombre, un neologismo formado por la palabra griega «neo» y «mustaqbal», palabra árabe que significa «futuro», es parte del programa. Neom forma parte de la «Vision 2030», que debe guiar Arabia Saudí hacia el futuro. En concreto significa librarse de la dependencia del petróleo y buscar nuevas tecnologías, nuevas fuentes de ingresos.

El responsable de esta transición es el antiguo jefe de Siemens Klaus Kleinfeld. Él debe encargarse de que Neom sea realmente tan innovadora como ha anunciado la Casa Real. «La ciudad va a ser un lugar de desarrollo colaborativo, destinado a las nuevas tecnologías y los nuevos procesos», dijo Kleinfeld durante la presentación en octubre.

Paisaje montañoso en la costa del Mar Rojo: ubicación de la ciudad del futuro Neom
La ciudad planificada Neom llevará la innovación y la tecnología al desierto.

Innovaciones en movilidad, TI, biotécnica, energía y medios

Neom y sus futuros habitantes crearán innovaciones pioneras en nueve campos: biotécnica, energía, medios, cultivo de alimentos, TI, entretenimiento, movilidad, calidad de vida y producción. La Casa Real ha invertido unos 425 mil millones de euros, aproximadamente el producto interior bruto de Polonia.

Ya se puede echar un vistazo al futuro en el sitio web del proyecto. Turbinas eólicas y gigantescos paneles solares abastecerán la metrópolis de electricidad renovable al cien por cien. «Los investigadores de Neom determinarán el futuro de la producción de energía», se anuncia en la descripción del proyecto.

Puesta de sol en la costa del Mar Rojo
Perspectivas prometedoras: Neom será realidad en 2025.

Urban farming, drones y transporte sostenible

Neom innovará también en el abastecimiento para sus habitantes. Se planifican invernaderos que harán autosuficiente la mega ciudad. Los supermercados serán sustituidos por online shopping. Las compras se entregarán con drones. Un sistema de transporte cien por cien sostenible llevará a los habitantes de un lado a otro.

Además, los visionarios de Neom planean WiFi gratuita para todos los habitantes e invitados, así como el «mayor jardín. del mundo» en el centro de la ciudad, parques recreativos futuristas y un parque acuático con máquinas de olas como lugar de entrenamiento para futuros deportistas olímpicos.

Una perspectiva de futuro que también interesa a los inversores internacionales. Según la Casa Real de Arabia Saudí, han mostrado interés en formar parte de Neom tanto Amazon, como la empresa tecnológica china Alibaba, hasta ahora.