En el trabajo de Veronika Yukalova y Galina Belozerova de Moscú, la persona es lo esencial, como lo demuestran un sello musical para músicos callejeros o una app de la ciudad para personas con deficiencia visual. Una visita a la capital rusa en un smart fortwo.

Moscú se percibe en Occidente como la gran desconocida. ¿Qué tendencia urbana ha marcado a Moscú en 2016?
Veronika Yukalova:
 Los moscovitas se mueven cada vez más al aire libre: en verano practican yoga en los parques y en invierno instalan pistas de patinaje sobre hielo. Además, la ciudad se está ocupando actualmente de los carriles bici. Esta tendencia al open-air se concentra en un gran número de festivales, de los que ha habido más que nunca este verano. Cada fin de semana uno tenía la posibilidad de elegir entre dos o tres eventos. Uno de los puntos culminantes fue el «Alfa Future People», que se celebra siempre en julio a las afueras de la ciudad y que es uno de los mayores festivales de música y tecnología de Rusia. DJs geniales junto a innovaciones fascinantes como los chatbots – muy divertido e interesante.

¿De dónde vienen estos nuevos impulsos?
Veronika Yukalova:
 Hay cada vez más startups que hacen cambiar la escena. Desde su filosofía del «just do it» hasta el desarrollo de apps y nuevos servicios que mejoran las cosas pequeñas de la vida urbana.

Galina Belozerova y Veronika Yukalova discutiendo
Galina y Veronika persiguen en todos sus proyectos un enfoque interpersonal.

Moscú atrae cada vez más personas de toda Rusia, el área metropolitana superó la cifra de los 15 millones de habitantes hace tiempo ya. ¿Cómo se percibe la vida actualmente en la ciudad?
Veronika Yukalova: Es estresante (se ríe), siempre vas con prisas. Moscú es una ciudad llena de posibilidades. La gente de nuestro entorno trabaja mucho, sobre todo en la publicidad, y sus jornadas laborales son largas y duras. Uno tiene millones de reuniones al día, se tiene que distribuir bien el tiempo, no sólo por la constante amenaza de los atascos de tráfico. Del mismo modo, es muy interesante y excitante vivir en una ciudad tan grande ya que todo está sometido a una transformación permanente.

Veronika en Moscú
Galina y Veronika se mueven regularmente por Moscú.
Veronika Yukalova subiéndose a un smart en Moscú
Para Veronika es indispensable una movilidad mixta.

¿Cuáles son vuestros lugares preferidos de Moscú?
Galina Belozerova:
 Todo el centro de la ciudad. Hay muchas calles pequeñas para pasear. Además, por la mañana la ciudad se presenta con una cara completamente distinta a la de la noche, es algo que encuentro fascinante.
Veronika Yukalova: El parque Gorki al lado de nuestra oficina es cada vez más apreciado por la gente. Es uno de los primeros parques en los que se ha invertido de verdad. En él hay un nuevo museo de arte moderno, exposiciones, muchos restaurantes y festivales en verano. Y en invierno se instala allí una enorme pista de patinaje también.

Un smart fortwo negro se mueve a lo largo del parque Gorki de Moscú
Por Moscú en un smart fortwo.

¿Qué infraestructura hay para empleados digitales, creativos y empresas jóvenes?
Veronika Yukalova:
 En Moscú tenemos ahora muchos espacios de co-working creativos, que son tierra de cultivo para startups y nuevas ideas. Antes se trabajaba desde la casa de alguien porque no se disponía de medios para el alquiler de una oficina completa. Hoy, las oficinas se pueden compartir con personas con tus mismos intereses, con ambiciones y objetivos parecidos.

Veronika Yukalova mirando su móvil
Veronika está convencida de la fuerza de las herramientas y soluciones digitales.

¿Marca Moscú tendencias para el resto de Rusia?
Veronika Yukalova:
 Las ciudades rusas más pequeñas tienen otro ritmo de vida y otras prioridades. Nosotras desarrollamos nuestras ideas y conceptos primero aquí y las adaptamos después para exportarlas a otras ciudades y regiones. En Moscú todavía se dejan muchas cosas en manos de las autoridades. Por ejemplo, en Rusia se producen los movimientos populares sobre todo en las ciudades pequeñas.

smart fortwo en un túnel de Moscú
Entre bastidores de la capital rusa en el smart fortwo.
Un smart fortwo negro pasa por el parque Gorki.
Las dos creativas encuentran muchas veces inspiración en las calles de Moscú.

Vosotras habéis desarrollado los proyectos «Sound of Change», un sello musical para músicos callejeros, y «SeeLight», una app de la ciudad para personas con deficiencias visuales. ¿Ha cambiado el trabajo en estos proyectos vuestra imagen de la ciudad?
Galina Belozerova:
 Cuando desarrollamos proyectos como «Sound of Change» en nuestra agencia Possible, pensamos en las personas antes que en la ciudad. En «SeeLight» nos hemos concentrado en las personas con una deficiencia visual. Hemos pensado cómo se relacionan con la ciudad y su entorno. Esperamos que este proyecto les haga la vida más agradable. Con «Sound of Change» teníamos en mente a los músicos callejeros y queríamos crear vínculos entre ciudades de todo el mundo. Por ejemplo, si uno descubre a un músico excepcional, aunque sea en una ciudad en la otra punta del mundo, se le puede ayudar directamente con una inyección financiera.

Skyline de Moscú
Moscú se orienta hacia Europa en cuestiones de desarrollo urbano.
Fachada de un edificio de Moscú por la noche
Moscú brilla por la noche.

¿Cómo han funcionado vuestros proyectos hasta ahora?
Galina Belozerova: Los dos han encontrado mucho eco en los medios de comunicación y en los festivales de música hemos tenido una resonancia muy positiva. Este vínculo con los músicos callejeros hace también que las marcas refuercen su interés en una colaboración.

Hoy os movéis en un smart fortwo , el coche ideal para las ciudades grandes y muy pobladas. Pero el tráfico en Moscú suele ser un problema, ¿no es así?
Veronika Yukalova: Sí, los atascos continuos nos traen de cabeza, no sólo en las horas punta. La gente sigue prefiriendo el coche al transporte público. Sin embargo, en verano uno se puede mover por la ciudad mejor que en invierno.

¿Qué soluciones de movilidad propone la ciudad para este problema?
Veronika Yukalova: Nuestro Gobierno está probando actualmente soluciones como carriles propios para el tráfico de cercanías público. Hace ya algún tiempo que se abrió el segundo anillo, un trazado de metro en forma de anillo. Además, ahora hay un sistema de aparcamientos de pago, ya que hasta hace cuatro años se podía aparcar gratuitamente en toda la ciudad. La ciudad ofrece también aparcamientos fuera del centro. La idea es aparcar en ellos y seguir hacia el centro de la ciudad con el autobús o el metro para crear así una combinación de movilidad propia. También hay una buena red de bicicletas de alquiler, de las que puede disponer todo el mundo. Los locales utilizan frecuentemente esta posibilidad ya que con ellas se pueden mover bien por el centro. Por supuesto, cuando nieva no son una opción.

Para acercar aún más el este y el oeste: ¿qué pueden aprender otras ciudades de Moscú?
Veronika Yukalova: Nosotros somos un buen ejemplo de que con unos 15 millones de personas de distintas culturas y religiones se puede convivir bien y pacíficamente.

¿Qué podría aprender Moscú de otras ciudades?
Veronika Yukalova:
 Creo que a Moscú le cuesta trabajo aprender y reaccionar a los cambios. Pero es que tampoco hay muchas ciudades europeas con una población tan grande. En lo referente a zonas verdes y arquitectura, muchas veces invitamos a expertos europeos y americanos que traen experiencia y conceptos de urbanismo eficaces.