En la ciudad, todo el mundo pasa las largas tardes de verano soñando con remotas islas tropicales, piscinas infinitas o cabañas sobre un lago. Este verano, algunos afortunados ciudadanos ni siquiera han sentido la necesidad de abandonar la ciudad gracias a algunas increíbles obras de arte público urbano que han convertido parques y otros lugares en verdaderos oasis, llenando de asombro a los residentes. Echemos un vistazo a las mejores instalaciones de este año.

El Partenón de libros, Kassel, Alemania

Si este verano querías experimentar un poco de Atenas, pero sin sufrir un abrasador calor, deberías haber visitado la ciudad alemana de Kassel, donde se instaló una réplica a tamaño real del Partenón, pero con una pequeña trampa: en lugar de mármol estaba hecha con libros prohibidos.

La obra, una instalación itinerante, fue recreada por la artista argentina Marta Minujín en Kassel para la feria de arte documenta 14. Los pilares de la sublime estructura contenían libros prohibidos en distintos países del mundo.

Partenón de libros en Documenta por la noche
Pilares cubiertos de literatura prohibida.
Foto: Roman Maerz

No Such Things Grow Here, Múnich, Alemania

Este irónico proyecto financiado por la ciudad de Múnich creó durante un mes un ambiente de paraíso tropical en las normalmente austeras plazas públicas.

Titulado «No Such Things Grow Here», las diversas obras instaladas por la artista Susi Gelb llevaron plantas no nativas como palmeras y plataneras a tres plazas públicas con la esperanza de animar a los visitantes a recorrer la ciudad con nuevos ojos. En cualquier caso, el proyecto fue muy divertido en sí mismo: hizo sentir el extraño placer de sentarse debajo de una palmera en el corazón de Múnich.

Descension, Brooklyn, Estados Unidos

Descension es una creación del visionario artista Anish Kapoor. Se trata de un remolino de agua (aparentemente) infinito. La obra, que apareció en su tercera iteración, se colocó en paralelo al East River de Brooklyn, a modo de eco y magnificación del agua.

Inicialmente, la instalación se creó para asemejarse a un agujero negro, pero se adaptó para la ubicación incluyendo solo agua natural.

el remolino infinito Descension
¿Puede esto ser verdad? Tenlo por seguro.
Foto: James Ewing
gente alrededor del remolino
El remolino gigante hará que te detengas y no dejes de mirarlo.
Foto: James Ewing

Cisterna subterránea, Copenhague, Dinamarca

Aquellos que buscan algo fuera de lo habitual pueden visitar la instalación de cisterna subterránea de Hiroshi Sambuichi bajo las calles de Copenhague. Este espacio, antes un depósito colector de agua potable para los residentes de la ciudad, ha sido transformado en un espacio de arte situado debajo del popular parque Søndermarken.

La obra de Sambuichi no solo capta y refleja el entorno natural, sino que también celebra los 150 años de relaciones diplomáticas entre Dinamarca y Japón.

plantas dentro de la cisterna subterránea
Un espacio de arte impresionante debajo de la ciudad.
Foto: Jens Markus Lindhe, www.cisternerne.dk

Jardín de molinillos, Brooklyn, Estados Unidos

La encantadora instalación de molinillos en el Prospect Park de Brooklyn desplegaba toda su magia al observarla de cerca. La lúdica obra parecía un campo de brillantes flores amarillas.

En conmemoración del 150 aniversario del Prospect Park, el proyecto invitó a grupos de vecinos y visitantes a presentar obras de arte. Con las copias dobladas se crearon los molinillos, todos con el exterior amarillo vivo. La instalación colaborativa pudo visitarse del 12 al 25 de agosto y estaba formada por 7000 molinillos.

sillas amarillas rodeadas por molinillos amarillos
Una obra de arte comunitaria: molinillos en Prospect Garden.
Foto: Area4 Amanda Gentile

Open House, Nueva York, Estados Unidos

Aquellos que nunca habían tenido la oportunidad de pasear por una exquisita villa de estilo victoriano, pudieron hacerlo visitando la instalación Open House de Liz Glynn ubicada en una acera de Nueva York.

Formada por diferentes sillas y zaguanes instalados en el lado sudeste de Central Park, la obra criticaba ingeniosamente las cuestiones de clase en el espacio público presentando lujoso mobiliario antiguo… de hormigón.

mobiliario hecho de hormigón
Mobiliario victoriano hecho de hormigón.
Foto: James Ewing, cortesía de Public Art Fund, New York

Support, Venecia, Italia

Si has visto un par de manos gigantes saliendo del agua en Venecia, Italia, no te preocupes; no es un monstruo marino hambriento de pasta, sino una escultura del artista italiano Lorenzo Quinn.

La obra titulada «Support» pone de relieve el aumento del nivel del mar que amenaza la ciudad de Venecia donde se celebra la Bienal. A sorprendente escala, las manos alcanzan la tercera planta del hotel Ca’Sagrado como si quisieran apuntalar la ciudad desde lo más profundo.

manos blancas alcanzando el hotel Ca'Sagrado en Venecia
Manos gigantes en Venecia.
Foto: Lorenzo Quinn 2017
manos gigantes sosteniendo el hotel veneciano Ca'Sagrado
La escultura parece sostener el edificio.
Foto: Lorenzo Quinn 2017