La calidad de vida de una ciudad aumenta con sus espacios verdes. Por ello, cada vez más metrópolis desarrollan planes de ordenación urbana que implementan en colaboración con estudios de arquitectura visionarios. Éstas son las cinco mejores ideas para 2018.

Un parque indoor para Estocolmo

 «¿A dónde se puede ir en la ciudad cuando fuera hace frío y está oscuro?», se preguntó el equipo de Utopia Arkitekter de Estocolmo. La respuesta: a casa, a una cafetería, un restaurante o un centro comercial. Para los que sólo desean reunirse, sin gastar dinero, el invierno de Estocolmo apenas les deja posibilidades.

S:t Erik’s Indoor-Park: seis cúpulas que deben techar un parque indoor
Un pulmón verde en Estocolmo.
Foto: Utopia Arkitekter

Por eso, los arquitectos proyectaron el «S:t Erik’s Indoor-Park»: un pulmón verde techado y climatizado en medio de la capital sueca. Para las seis cúpulas que deben techar el parque, se recubrirán con una piel de cristal que deja pasar mucha luz diurna postes de madera de hasta 23 metros de altura.

Cúpulas de cristal en Estocolmo
Cúpulas ajardinadas contra el blues invernal sueco.
Foto: Utopia Arkitekter

El calor necesario se obtendrá del aire de salida filtrado de un parking vecino. De este modo, el «S:t Erik’s» sería un punto de encuentro totalmente verde para sacudirse el blues de invierno escandinavo.

Corredores naturales para Barcelona

Las antiguas ciudades europeas atraen cada año a millones de turistas. Pero para los urbanistas las estructuras históricas constituyen muchas veces un problema. Allí donde no hay sitio y estrictos reglamentos protegen lo existente, no puede surgir nada nuevo.

El ayuntamiento de Barcelona quiere cambiar esta situación con su «programa Re-Greening», con el que deben crearse 108 hectáreas de espacios verdes nuevos hasta 2019. Donde más se necesitan es en el centro de la metrópolis catalana, muy sucio, ruidoso y contaminado. Y mientras que en la periferia de la ciudad los espacios naturales se suceden, no se encuentran pequeños oasis verdes en los barrios interiores, salvo en el paseo central de las Ramblas, en los patios traseros privados y en los miniparques.

Para conseguir sus objetivos, el Gobierno catalán va a por todas: numerosos micropoyectos van a crear nuevos corredores verdes en la ciudad. Soterrando las carreteras y sacando los coches de la ciudad se creará espacio para nuevos parques.

Incluso se ha comprado terreno industrial para este fin. Los ciudadanos están llamados a ajardinar sus tejados, las ideas más sostenibles serán premiadas en metálico. Enredaderas en fachadas vacías o jardines pop-up junto a obras de construcción redondean la iniciativa.

Fachadas verdes en Barcelona
Barcelona quiere ser más verde.
Foto: iStock / LexyLovesArt

El parque híbrido de Moscú

Increíble pero cierto: desde hace medio siglo no se ha inaugurado ningún parque ni ninguna zona verde en Moscú. El «Zaryadye Park» es el primero desde hace casi 50 años. A tiro de piedra del Kremlin y de la Plaza Roja, no se trata de un parque clásico, sino de un nuevo tipo de terreno público.

En una superficie de más de diez hectáreas, el reputado despacho de arquitectura Diller Scofidio + Renfro ha construido un museo, varios pabellones, un anfiteatro y una sala de conciertos, así como un vistoso mirador y una «Aventura en la naturaleza».

La arquitectura del «Zaryadye Park» es por ejemplo invisible, ni carreteras ni caminos lo cruzan. Su accidentada topografía permite incluso caminar sobre tejados ajardinados. Así de urbana puede llegar a ser la naturaleza.

Zaryadye Park: un parque de diez hectáreas integrado en la infraestructura de Moscú
Aventura en la naturaleza en el corazón de Moscú.
Foto: Mos.ru (CC BY 4.0)

La isla artificial de Shanghái

Shanghái, la ciudad de lo superlativo, está saturada por completo con sus 24 millones de habitantes. Mientras que la planificación urbana se impulsó salvajemente durante el boom económico de las últimas décadas, ahora la ciudad empieza a volver su mirada hacia su historia, que durante siglos ha girado alrededor de su situación como ciudad costera y portuaria en el mar chino oriental.

Planificado por TLS Landscape Architecture y ya en construcción, el «Sanlin Bund Ecological Park» se orienta claramente hacia esta historia marítima: Los canales atraviesan este terreno de 241 hectáreas y unen innumerables lagos y estanques. Los humedales se alternan con jardines acuáticos, prados y bosques, tal y como siempre había sido. De este modo se debe restablecer el ecosistema de la zona.

Para que los habitantes de la ciudad no se aburran, los arquitectos paisajistas han planeado también una plaza, un museo de arte, un parque de esculturas y otros lugares de encuentro. Y es que en China nadie puede vivir sólo de la nostalgia.

«Sanlin Bund Ecological Park»: canales que unen lagos y estanques dentro de un paisaje verde
241 hectáreas de esplendor verde en Shanghái.
Foto: TLS Landscape Architecture

La isla jardín para Sydney

Las zonas verdes y con flores se encuentran en Sydney en abundancia, pero este esplendor natural no es accesible para todo el mundo. Por ejemplo, una de las mayores islas de la zona portuaria interior, que durante años se utilizó como dique seco, pertenece ahora a los militares del país.

El estudio de arquitectura internacional LAVA puede soñar por encargo de la metrópolis australiana. Su visión: construir en este terreno de acceso restringido un barrio nuevo y vibrante: «Garden Island».

Para este fin se han planificado viviendas, zonas de baño públicas, cabarés y mercados. Y también una gran terminal para cruceros que traerá a los turistas. El nombre hace referencia al núcleo del megaproyecto: Las instalaciones se construirán de manera sostenible, con tejados y fachadas ajardinadas, así como innumerables zonas verdes alrededor. En lugar de tapar la belleza de la naturaleza con construcciones, LAVA quiere mostrarla en todo su esplendor con este proyecto urbano.