Menús que se sirven por la ventana de una vivienda, un restaurante en una sala de estar en la que se subasta sushi, un pequeño mercado de comida en un parque de la ciudad. El Día del restaurante, un festival que ya ha atraído a más de 2,3 millones de visitantes en tan sólo cuatro años, se ha convertido en un fenómeno mundial. Nuestros amigos de Pop-Up City viajaron a Helsinki, la ciudad en la que empezó todo, para entrevistar a Timo Santala, cofundador del Día del restaurante.

La idea del Día del restaurante nació de la desesperación. El proyecto de abrir su propio restaurante sonaba prometedor para Timo Santala y sus amigos Antti Tuomola y Olli Sirén, pero el papeleo hizo su aparición ya en la fase temprana de planificación. Un exceso de burocracia amenazaba con dar al traste con su sueño gastronómico – pero en lugar de rendirse, optaron por una aproximación distinta a la buena gastronomía y crearon un festival gastronómico de un día.

En un principio, los tres amigos preguntaron a bares y restaurantes de toda la ciudad si querían participar en el festival, pero pronto se dieron cuenta que sería más excitante implicar a personas que no pertenecieran al mundo de la gastronomía, nos explicaba Santala.

“La idea de un evento colectivo en el que la gente se encuentra por medio de la comida nos pareció mucho más interesante. Un día que animara a los ciudadanos de Helsinki a ser creativos y a abrir su propio restaurante por un día – sin barreras burocráticas ni problemas legislativos”.

Un carnaval de comida sin límites para la imaginación

Un mes más tarde, el 21 de mayo de 2011, se celebraba el primer Día del restaurante en Helsinki. “Teníamos tres bicicletas de transporte y pedaleábamos por la ciudad vendiendo vino, tapas, gin tonic y ron con cola”, dice Santala. En esos momentos, los organizadores no tenían mayores expectativas. “Al principio pensamos que ya sería un éxito si tan sólo diez habitantes de Helsinki abrieran sus restaurantes de un día”.

Sin embargo, la noticia de la nueva atracción gastronómica se propagó rápidamente, incluso sin trabajo de prensa ni publicidad. Antes de que tuviera lugar el segundo Día del restaurante, tres de las emisoras de televisión más importantes de Finlandia querían entrevistar a Santala y sus amigos.

Desde entonces, el Día del restaurante ha permanecido fiel a su raíces — sigue siendo un festival de comida sin límites para la imaginación. Viviendas privadas, patios interiores e incluso espacios públicos se convierten en restaurantes por un día. Santala explica que “la gente invierte mucha energía. Para darte una idea: un chico se tomó una semana entera de vacaciones del trabajo porque quería ir a pescar y servir el pescado capturado por él con patatas fritas en su restaurante por un día”.

Restaurant Day in Helsinki food carnival
El Día del restaurante ha permanecido fiel a su raíces — sigue siendo un festival de comida sin límites para la imaginación.
Foto: Mariella Ruusunen

Del proyecto entre amigos al movimiento mundial

A veces una idea nueva y brillante es capaz de mover estructuras establecidas. Como el Día del restaurante no se puede clasificar en ninguna categoría de eventos, sus fundadores no perciben ningún tipo de subvención – aunque hay pocas iniciativas urbanas que lo merezcan más. “El Día del restaurante no tiene espacio físico ni modelo de negocio”, agrega Santala. “Estaría bien tener patrocinadores, pero no podemos obligar a la gente a colocar carteles publicitarios en sus hogares. No hay ni siquiera espacio para publicidad en nuestra página web, restaurantday.org. Por otro lado creo que la falta de subvenciones nos da libertad para hacer cosas que de otro modo resultarían imposibles”.

Con ayuda de otros amigos organizaron también algunos talleres públicos para desarrollar una herramienta online que permitiera a los participantes en el Día del restaurante marcar su restaurante de un día en un mapa. Después vino una práctica aplicación para smartphones que incluía un mapa interactivo en el que se mostraban todos los restaurantes participantes, sus horarios de apertura y sus menús.

Entre tanto, el Día del restaurante se ha convertido en un festival gastronómico nacional en Finlandia y más allá de sus fronteras — el Día del restaurante se celebra en 72 países con más de 22.000 restaurantes de un día. Hasta la fecha, 2,3 millones de personas han visitado como mínimo uno de ellos durante los Días del restaurante.

día del restaurante tres chicas en la ventana vendiendo comida
Foto: Roy Bäckström
día del restaurante carneval de la comida
Foto: Tuomas Sarparanta
Día del restaurante helsinki carneval de almuerzo
Foto: Roy Bäckström
día del restaurante streetfood
Foto: Hulda Sif Ásmundsdóttir
Foto: Roy Bäckström
día del restaurante preparando comida
Foto: Heidi Uutela
día del restaurante comunidad comiendo
Foto: Tuomas Sarparanta

Santala es el “estratega de la cultura culinaria” de Helsinki

El Día del restaurante ha establecido también la agenda para una política gastronómica más innovadora en la ciudad de Helsinki: la iniciativa ha contribuido a relajar los reglamentos de los restaurantes y las normas de aparcamiento para los camiones de comida.

“Si a la gente le das libertad, está mucho más dispuesta a adquirir responsabilidad. Todo el que se une al Día del restaurante nos enseña cómo convertir esa ‘tierra de nadie’ que suele ser un espacio público, en ‘tierra de todos'”.

Afortunadamente, Santala conoce ya a todos los burócratas importantes de su ciudad, lo que le ha permitido fundar comunidades basadas en el amor por la comida: en 2014, Santala fue nombrado Director de estrategia cultural gastronómica de la ciudad de Helsinki.

Restaurant Day in Helsinki streetfood cue
El Día del restaurante ha atraído ya a más de 2,3 millones de visitantes en tan sólo cuatro años.
Foto: Tuomas Sarparanta