Una habitación, cuatro personas y 20 minutos de tiempo para escapar de ella. «Escape the Ordinary» es el exclusivo juego de escape de smart que exige trabajo en equipo, ocurrencia e inspiración. El juego se va de gira por Europa, pero nosotros lo hemos probado antes.

Contenedor del juego de escape
El smart BRABUS Xclusive fortwo cabrio tiene que salir de la caja.

Tan sólo 60 segundos. Parece el título de una película taquillera de acción. No puedo apartar la vista de ese reloj digital. 59 segundos. 58. Las cuentas atrás me ponen nervioso. Miro a otro sitio, meto la llave en la cerradura para abrir la puerta del garaje. La llave entra, pero no ocurre nada.

Se escucha un ruido, luego, silencio de nuevo. La cuenta atrás continúa. 54 segundos. Tick. Tick. Tick. Mi equipo me mira muy expectante. Tengo calor. ¿Se nos ha pasado algo? ¿Habremos cometido algún error?

Media hora antes. Alina, Imogen, Jan y yo recibimos los últimos consejos de Malte, el maestro del juego de hoy. «Buscad, coleccionad y combinad», resume. Ésa es la regla de tres que debemos tener siempre presente. El mantra de nuestro éxito. ¿No servirá de ayuda?

Somos participantes de «Escape the Ordinary», un juego de escape de smart. Ahora nos van a encerrar en una habitación especialmente construida para el juego y nuestra misión será salir de ella en apenas 20 minutos. Nuestras herramientas son la lógica y el trabajo en equipo. «Gritad cada vez que descubráis algo», dice Malte antes de cerrar la puerta tras de sí. Respiro profundamente. Buscar, coleccionar y combinar. Empecemos pues.

Una jugadora encuentra una llave en un cajón de la habitación de la que hay que escapar.
Una lleva a la otra: pistas codificadas llevan a la llave del coche.

La habitación está hecha de paredes negras brillantes. En el interior hay un garaje. De la pared hay un juego de destornilladores, un nivel de burbuja, herramientas de jardinería, una antigua bicicleta de carreras, un longboard, sobre nuestras cabezas cuelga una tabla de surf. Una de las paredes es de plexiglás, la gente nos mira con curiosidad desde fuera. Se nos nota la tensión.

En dos rincones se encuentran apiladas tras misteriosas cajas con entradas redondas. Y en el centro de la habitación ocupa un lugar de privilegio un smart BRABUS Xclusive fortwo cabrio de color negro con equipamiento Premium. De un rincón de la habitación suena una señal acústica, el juego ha empezado. Un monitor nos muestra el tiempo restante: 19 minutos y 45 segundos.

Los juegos de escape son un fenómeno. Concebidos originalmente como juegos de ordenador, el concepto ha sido transferido al mundo real y entretanto tienen lugar en las grandes ciudades de todo el mundo. No sólo son un original regalo de cumpleaños, sino también una innovadora medida para la formación de equipos.

Especialmente interesantes y reveladoras son las dinámicas de grupo que se generan durante el intento de huida conjunto. Se constata rápidamente si el oficinista alborotado sólo quiere dirigir, o si quiere colaborar también con los otros. Y al revés: muchas veces son los miembros más discretos de los equipos los que solucionan los problemas.

El equipo resuelve los problemas
¿A dónde nos lleva este acertijo?
Un miembro del equipo inspecciona los modelos smart
Una jugadora mira por el contenedor del juego de escape

Nosotros somos conscientes de que no nos conocemos, pero de que tenemos que funcionar como equipo. ¿Cómo son los otros? Alina parece tranquila. ¿Será también discreta durante el juego? El apretón de manos de Jan es bastante firme. ¿Será una persona dominante? ¿Y cómo me perciben a mí los demás? Hecho un vistazo por el garaje a la busca de pistas, de números y objetos que pueda combinar tal y como lo conozco de los juegos de ordenador. Pero mira, es Imogen la que encuentra las primeras pistas y combina objetos repartidos en la habitación. Con el código obtenido de ello abre un candado que guarda una nueva llave. ¿Para qué será?

El equipo resuelve un acertijo en el juego de escape
También en el coche hay escondidas pistas importantes.

Los juegos de escape pueden resultar desalentadores, sobre todo para los principiantes. La situación de partida es muy confusa. ¿Cuál de los objetos es importante y cuál no? El juego de herramientas de la pared, ¿es decoración o es decisivo para el juego? Y: cuando se han identificado determinados «items», todavía hay que combinarlos correctamente. La mayoría de las veces hay más de un acertijo, uno lleva al siguiente, una llave a la siguiente cerradura y el pensamiento lateral puede ser de gran ayuda.

Una falsa vanidad o el miedo por la presión del tiempo han dado al traste ya con más de un juego. Se calcula que entre un 30 y un 40 por ciento de todos los juegos de escape termina con los participantes dentro. En las películas y en muchos juegos de ordenador parece más fácil. Cuando después de algunos rodeos por fin encontramos la llave del coche, aún no hemos llegado al final – en el coche hay otras pistas.

Pero no quiero seguir contando mucho porque los spoilers son los enemigos naturales de los juegos de escape. Esos 20 minutos han servido para unirnos un poquito, para formar un equipo bajo circunstancias adversas, soportando una cuenta atrás despiadada y unido por la diversión común del juego.

Los miembros del equipo chocan los cinco.
La puerta se abre: un éxito para todo el equipo.

Lo que nos lleva de vuelta a los últimos 60 segundos, conmigo en la puerta del garaje, con la llave en la mano e intentando ignorar la cuenta atrás. 33 segundos. 32. Maldita sea. Vuelvo a girar la llave, una oración al cielo y la puerta del garaje empieza a crujir. La luz empieza a entrar por la ranura que se va abriendo. La cuenta atrás se detiene cuando quedan 28 segundos.

Lo hemos conseguido y podemos sacar el smart BRABUS Xclusive fortwo cabrio al sol por una rampa. Seguramente, con este tiempo no habríamos tenido muchas oportunidades de ganar el fin de semana con un smart BRABUS, el premio para los ganadores de cada ciudad de la gira «Escape the Ordinary». Al menos vosotros podéis aprovechar nuestra experiencia.

Por ello un consejo mío para todos los que vayan a participar en Hamburgo, Viena, Valencia y Roma: no perdáis de vista nuestro mantra «buscar, coleccionar y combinar».

Visita la gira smart «Escape the Ordinary» en una de estas localidades:

Hamburgo, Alemania: 16 – 18 de septiembre de 2016, Spielbudenplatz

Viena, Austria: 14 – 16 de octubre de 2016, MuseumsQuartier

Valencia, España: 21 – 23 de octubre de 2016, por anunciar

Roma, Italia: 18 – 20 de noviembre de 2016, por anunciar