Un buen diseño hace que los objetos hablen: el diseñador de smart Hendrik Fries se encarga de que los mismos detalles del vehículo, como las rejillas de ventilación del salpicadero del smart, expliquen claramente cómo funcionan. Mantener además el status del smart como un icono del estilo es uno de los mayores retos de su trabajo y de los que más disfruta.

Con paso decidido cruza este hombre joven el patio de la sede central de smart en Böblingen. En la mano lleva un rollo con imágenes renderizadas y bocetos de diseño de gran formato que ofrecen un discreto atisbo del mundo secreto del Departamento de Diseño de smart. Mientras que el conductor de un smart percibe los colores y las formas del vehículo y de su interior como elementos inconfundibles de smart, los planos de Hendrik Fries cuentan la historia detrás de sus diseños. Para que las fantasías y los primeros estudios de formas se conviertan primero en formas palpables y finalmente en elementos de mando autoexplicativos, se necesita trabajar mucho y también dar algunos rodeos. Fries sigue disfrutando de su trabajo pese a ello.

Hendrik Fries durante el trabajo
Responsabilidad y diversión: el diseñador Hendrik Fries conoce bien a las dos.

La clásica pregunta a un diseñador: ¿forma o función?
Hendrik Fries: Creo que una semántica inequívoca del producto es siempre muy importante para un diseñador. Si en un elemento de mando no puedo ver cómo funciona, entonces está mal diseñado. El diseño debe transmitir de forma inequívoca cómo se maneja el producto. En smart hemos acuñado el término FUNctional Design – la diversión se encuentra con la utilidad. Creemos que es un buen término para describir la filosofía de smart. Los detalles son importantes. El escritor Antoine de Saint-Exupéry dijo una vez muy acertadamente: «La perfección no se alcanza cuando no hay nada más que añadir, sino cuando no hay nada más que quitar». En esencia, ésa es una regla de oro del diseño.

En el diseño de productos la información suele ser muy secreta, pero no podemos dejar de intentarlo: ¿Nos cuenta en qué está trabajando ahora?
Hendrik Fries: El Departamento de Diseño está ahora muy ocupado con el mantenimiento y el desarrollo del modelo, yo me dedico principalmente al ámbito del diseño de interior. Y la verdad es que no me está permitido decir más (ríe).

¿Siente presión cuando se le encarga diseñar algo nuevo?
Hendrik Fries: Por supuesto. La responsabilidad tiene siempre un papel importante, más aún cuando se trata de un vehículo casi icónico como el smart. Como diseñadores contribuimos a mantener viva la leyenda, es algo muy estimulante.

¿En qué parte del nuevo smart se refleja su trabajo?
Hendrik Fries: Yo estuve muy involucrado en el desarrollo de las rejillas de ventilación. Una bola giratoria – puede parecer banal, pero la implementación técnica fue un auténtico reto que nos llevó hasta los límites de la ingeniería. Por ello es imprescindible una estrecha colaboración entre diseño e ingeniería. En general es importante mirar más allá de tu propio escritorio o departamento. En el Departamento de Diseño tenemos un enfoque integral y realizamos muchas funciones distintas.

 

Pared de cristal en el Design Department de smart
Durante su trabajo para smart, Hendrik Fries no pierde de vista la imagen de conjunto.

 

Retrato de Hendrik Fries
FUNctional Design – un buen término para describir la filosofía de smart.

 

¿Nos puede explicar el proceso del diseño?
Hendrik Fries: Todo elemento, sea de interior o de exterior, empieza en el así llamado key sketch. En este primer boceto no se ve mucho. Se trata de la idea abstracta de una forma. Algo así es lo que se elige al principio del proceso. A partir de los bocetos se crea un esbozo bidimensional y de él surge finalmente un modelo 3D. Entre tanto se añaden los primeros detalles – como las rejillas de ventilación de las que hablé antes. Una primera imagen aproximada del interior da pie a muchas discusiones. ¿Qué es mejor para la imagen de conjunto? ¿Rejillas cuadradas o redondas? Así vamos pasando de la visión general a los pequeños detalles. Nosotros tuvimos muy claro desde el principio que debían ser rejillas esféricas. También el tapizado textil que cubre el salpicadero, el volante y los elementos multimedia estaban ya esbozados en el key sketch.

Con estos procesos tan claramente establecidos y esos pasos necesarios en el proceso, ¿queda espacio para las ideas locas?
Hendrik Fries: Por supuesto. Es incluso absolutamente necesario permitirse esos rodeos y excursiones mentales. Si el diseño de una rejilla de ventilación tuviera que hacerse en sólo un día, el mundo sería muy aburrido ya que el diseñador se vería limitado a lo más obvio. Las ideas nuevas y avanzadas no pueden surgir bajo condiciones de ese tipo.

Hendrik Fries conduce un smart
Las situaciones de la vida diaria tienen un papel muy importante en el diseño.
Pantalla táctil de un smart
En los coches habrá más interfaces de usuario.
Detalle de la capota de un smart Cabrio
Detalle del diseño del faro delantero de un smart

¿Supone para usted una carga emocional si no se elige alguna de sus propias ideas?
Hendrik Fries: El diseño está muy unido a las emociones. Cuando uno dedica cierto tiempo a diseñar un detalle determinado, se establece una cierta relación con él. Hay que aprender también a desechar algunas ideas y a dar un paso atrás de vez en cuando. En un equipo de diseñadores hay siempre mucho output y no suelen faltar alternativas. Desarrollamos cientos de ideas, pero al final sólo se elige una. Siempre es satisfactorio encontrar huellas de los primeros esbozos de uno en el producto final. Pero al fin y al cabo es siempre un trabajo de equipo.

Hendrik Fries subiéndose a un smart
Hora de dar rodeos y de hacer excursiones mentales: Como diseñador, Hendrik Fries sabe mirar más allá.

¿Observa usted cómo se mueve y viaja la gente?
Hendrik Fries: En el área de diseño nos ocupamos de muchas cuestiones específicas: ¿En qué lugar del coche ponemos la compra? ¿Dónde hay lugar para las cosas que uno suele llevar encima, como bolígrafos, teléfonos móviles o monederos? Las situaciones de la vida diaria tienen un papel muy importante. El formato compacto del smart ofrece soluciones únicas: ¿en qué otro vehículo puede el conductor llegar al maletero? Para el ámbito de la ergonomía tenemos nuestros propios especialistas que nos tienen siempre al día con las más nuevas informaciones. Si, por ejemplo, no estamos seguros de a qué distancia del conductor podemos posicionar un elemento, acudimos a los expertos en ergonomía antes que a nadie.

Supongo que como diseñador se encontrará siempre en conflicto con ingenieros y controlling y con los responsables de viabilidad y presupuesto.
Hendrik Fries: Ellos tienen sin duda enfoques distintos, pero al final todos buscamos el mismo objetivo, queremos ver un coche fascinante en las calles. Los diseñadores seguimos el proceso de desarrollo desde el primer momento hasta la fabricación en serie y ello nos ofrece un largo intervalo de tiempo para convencer a nuestros colegas de nuestras ideas y soluciones, y también para aceptar compromisos. Nosotros los diseñadores necesitamos aquí de toda nuestra creatividad, pues si uno quiere armonizar las condiciones de todos, necesita escuchar y coordinarse con todas las partes, sin perder de vista nuestros elevados estándares de diseño. Pero cuando contemplo el smart pienso que hemos hecho un buen trabajo. Entre todo el equipo hemos conseguido un resultado que arranca una sonrisa de cualquier cara.

El diseñador Hendrik Fries durante el trabajo
Llegó tras algunos rodeos a smart: el diseñador Hendrik Fries.

 

Antes trabajaba usted como freelance, entre otros para para la Fábrica Estatal de Porcelana de Meissen. ¿Era su trabajo muy distinto a lo que hace ahora en smart?
Hendrik Fries: En Meissen diseñaba muebles de exposición, un campo bien distinto al de smart. Pero como yo nunca he estudiado el clásico diseño de automóviles, sino que estudié Diseño industrial, siempre me ha parecido importante e interesante el enfoque integral. Hay muchos productos industriales fantásticos que no tienen nada que ver con el coche, pero que con el tiempo pueden influir en el desarrollo de los automóviles.

¿Por ejemplo?
Hendrik Fries: Las interfaces de usuario, como las que se conocen de las tablets y smartphones, ya han entrado en escena. Manejo táctil, menús, submenús, de ellos habrá más en los coches. En el futuro se pensará menos en categorías de productos y más en categorías de servicios, interconexión y digitalización. La interfaz tiene que poder reflejar los servicios digitales. La gente quiere disfrutar también sin problemas de radio de Internet y de otros servicios de entretenimiento en sus coches.