Anna Frost abre el maletero de su smart