Con motivo del Salón del Automóvil de Fráncfort IAA, se puede vivir el futuro con el nuevo smart vision EQ fortwo. Este concept es autónomo, eléctrico, conectado y diseñado para la evolución del carsharing. La entrada en la nueva movilidad se hace a través de puertas batientes giratorias.

«¡Hola, Kate y David!», se lee en la pantalla de 44 pulgadas que ha ocupado el lugar de la parrilla del radiador del futurista frontal del smart vision EQ fortwo. El coche eléctrico se desliza silencioso junto a la acera, las puertas batientes se levantan girando alrededor del eje trasero. Los perfiles personales digitales se transmiten automáticamente a las pantallas del habitáculo, mientras que el color del cristal de la puerta cambia de transparente a opaco: Kate desea algo más de privacidad.

Lo que hoy parece ciencia ficción será lo normal para los niños de la Generación Y. En el año 2030 podrían utilizar coches sin necesidad de tener carné de conducir. Por ejemplo, el smart vision EQ fortwo, eléctrico y autónomo, que ya hoy se anticipa al futuro.

En el interior, el mobiliario clásico del automóvil de volante, pedales, salpicadero y consola central ha dejado sitio a una estancia flexible con una pantalla frontal LED de 24 pulgadas y dos pantallas laterales personales de 4 pulgadas completamente conectadas en las que se puede reproducir el entorno digital personal de redes sociales, messengers, juegos, películas o música.

El interior del concept smart vision EQ
Espacioso interior con los perfiles de los usuarios.
Detalle del smart vision EQ
Luces, pantallas, puertas batientes: diseño futurista.

Propulsión eléctrica, pantallas por todos lados y faros digitales

Por supuesto, este prototipo de la marca de productos y tecnología EQ tiene propulsión eléctrica. De este modo, constituye el desarrollo lógico de la flota de smart electric drive actual. Al mismo tiempo, es la implementación móvil de la estrategia de consorcio CASE de Daimler, acrónimo que se deriva de «interconexión en red» (Connected), «conducción autónoma» (Autonomous), «uso flexible» (Shared & Services) y «sistemas de propulsión eléctrica» (Electric).

La batería de iones de litio del smart vision EQ fortwo tiene una capacidad de 30 kWh. Cuando el vehículo no se está utilizando, él mismo se desplaza de forma autónoma hasta una estación de carga para cargar nueva energía. O bien, «se engancha» por inducción a la red de corriente, la alimenta y la alivia como «batería enjambre». De este modo, smart adquiere una función importante en el diseño del cambio energético.

Un smart vision EQ con dos pasajeros
El smart vision EQ fortwo circula de forma autónoma.
Una persona sujeta en la mano un mando a distancia transparente para el smart vision EQ
El vehículo se puede pedir, controlar y personalizar con los terminales móviles de los usuarios.

La experiencia smart vision EQ fortwo empieza ya cuando entras en él: proyecciones programadas en el cristal laminado de las puertas laterales y de la parrilla frontal Black Panel pueden mostrar mensajes, saludar a los pasajeros, comunicar con los viandantes o suministrar útiles informaciones locales como el pronóstico del tiempo o las actualizaciones de la información del tráfico.

También los faros digitales delanteros y traseros tienen capacidad de reproducción de iconos, son UI-ready y pueden comunicar; por ejemplo, si un aparcamiento está libre, el estado de carga, qué luz del semáforo está encendida o si se aproxima una situación de peligro. Además, los marcos de las puertas y del parabrisas lucen en un color que se puede elegir en función del estado de ánimo de los pasajeros.

Dos personas sentadas en un smart vision EQ
Todas las funciones integradas a bordo para el 1+1 Carsharing.
Vista frontal de un smart vision EQ blanco con el rótulo «11th Street»
La parrilla frontal Black Panel comunica con el entorno.

Hecho para la evolución del carsharing

Para el desarrollo del smart vision EQ fortwo, smart ha reflexionado intensamente sobre el aspecto que tendrán nuestras ciudades dentro de 15 años. Las experiencias con car2go como pionero del «Free-Floating-Carsharing», el coche compartido «flotante», con 2,7 millones de clientes en todo el mundo, fluyeron especialmente en el modelo concept.

Junto con los conocimientos de la fabricación del coche urbano perfecto de hoy, hemos podido seguir desarrollando consecuentemente la idea del carsharing: en ella, el conductor se convierte en usuario y el desplazamiento, en experiencia.

Muchas personas en una plaza en cuyo centro se encuentra un smart vision EQ con la puertas abiertas
Compartir el desplazamiento es más fácil que nunca.
Indicación «Busy» en las pantallas laterales de un smart vision EQ
Las pantallas laterales informan sobre la disponibilidad del vehículo.

«El smart vision EQ fortwo es nuestra visión de la movilidad urbana del futuro», explica la responsable de smart Annette Winkler. «Es el vehículo más radical concebido para car-sharing: completamente autónomo, altamente comunicativo, afable, sumamente personalizable y, por supuesto, eléctrico». Por ello, el interior y el exterior se han optimizado para compartir el coche: con pantallas y con su manejo mediante un dispositivo personal. El software se conecta con los perfiles personales de los usuarios y permite una comunicación totalmente nueva entre el coche y los pasajeros, así como entre los pasajeros entre sí.

De uso generalizado en los medios digitales, la «UX» (término técnico de «User Experience») contempla no sólo las funciones actuales del carsharing, sino también el llamado 1+1 Sharing, una nueva forma del ridesharing. Aquí, el primer usuario decide si quiere llevar a otros usuarios.

Las solicitudes se pueden organizar mediante las pantallas del smart vision EQ fortwo, durante el desplazamiento los contenidos se pueden utilizar bien de forma compartida, como los juegos o los intereses comunes, o bien por separado en pantallas divididas.

Lo más interesante es que pese al principio de sharing, el vehículo se adapta al cliente en cuestión mediante colores y pantallas personalizables. De este modo, se convierte en un espacio de retiro privado en la ciudad.

smart vision EQ en el exterior, delante de un edificio en un día soleado
La movilidad de mañana.
Láminas controlables en las puertas del smart vision EQ
Las láminas programables de las puertas se pueden oscurecer.

Control de flotas mediante inteligencia de enjambre

Un smart vision EQ fortwo nunca viene solo. Mediante una comunicación Car-2-x (la conexión de los vehículos entre ellos y con la infrastructura vial) la flota de vehículos se puede controlar de modo que cubra óptimamente la demanda de movilidad de una ciudad.

El vehículo aprende cuándo va a haber una demanda especialmente alta, por ejemplo, en las horas punta, cuando se celebran grandes eventos o si el tiempo es malo. La ventaja: en el futuro los usuarios no tendrán que buscar un coche libre, sino que éste los buscará a ellos. Y gracias a la inteligencia de enjambre, es muy posible que el coche esté ya a la vuelta de la esquina.

Un smart vision EQ circula por una calle futurista, mientras dos peatones la cruzan
Digital y libre de emisiones: el coche con chófer más pequeño del mundo.

En la ciudad de mañana, el smart vision EQ fortwo, libre de emisiones y digitalmente superconectado, será el coche con chófer más pequeño del mundo. En 2030, Kate y David se acordarán de 2017, el año en que nació el nuevo uso urbano del coche.