¿Se pierde la esencia del arte urbano si se exponen sus obras en un museo? «El arte de la calle puede ser comisariado perfectamente», cree Yasha Young. Ella es la iniciadora del nuevo Urban Nation Museum for Contemporary Art de Berlín.

Xavier Prou es un hombre de cerca de 70 años, estatura media y cabello denso. A primera vista, se le podría tomar por un profesor emérito de filosofía de visita en Berlín.

Pero los auténticos fans del arte urbano saben de quién se trata: conocen a Prou bajo el seudónimo de Blek le Rat, el pionero francés nacido en 1951 que desde principios de los años 80 pinta ratas estilizadas con ayuda de plantillas en fachadas urbanas. Desde entonces está considerado como el padre del Esténcil, una forma original de arte urbano.

Como tal inspiró al artista que unas dos décadas más tarde catapultaría el arte urbano al mainstream: Banksy. El gran desconocido británico se hizo un nombre en un principio con la ayuda de las ratas también, antes de que con su brillante combinación de estética, humor y agenda política se convirtiera en la obra de arte total.

Esculturas y pinturas en el nuevo museo de arte urbano de Berlín
Gran variedad: El museo ofrece una muestra representativa del panorama del arte urbano.
Foto: Sabine Dobre

Obras de Banksy, Blek le Rat & Co.

En el Urban Nation Museum for Contemporary Art de Berlín, ambos artistas están representados con una de sus obras. La presencia de los dos pesos pesados en este museo inaugurado en otoño de 2017 podría llamar a engaño, ya que el proyecto no se entiende como una colección académica de iconos del arte urbano.

Es justo lo contrario. «En mi opinión, los museos no deben estar ahí para mostrar las obras de artistas que ya lo han conseguido todo o ya están muertos», explica Yasha Young, la directora. «El trabajo de un museo debe partir del punto en el que los artistas inician el camino para cambiar algo, en el que una tendencia artística cambia o surge.»

Obras de arte en el museo
Sala a sala por el mundo del arte urbano.
Foto: Sabine Dobre

Piezas únicas de artistas urbanos internacionales

El panorama del arte urbano está más vivo que nunca y prueba de ello es el colorido caleidoscopio de pinturas, objetos y materiales que esperan al visitante. Todas las obras son piezas únicas realizadas especialmente para el museo por renombrados artistas nacionales e internacionales.

Pero esto también quiere decir que no se han desmontado fachadas o carteles de la calle para exponerlos luego en el interior. Lo original urbano con sus condiciones de producción específicas (ir de muro en muro por la noche y con niebla, con pincel o aerosol) no puede ser reproducido en un museo sin más.

Por ello, el Urban Nation Museum sólo ha cambiado el medio, no el mensaje. Se pinta sobre lienzo en lugar de sobre muro, pero los artistas han permanecido fieles a la estética, el estilo y los motivos.

Yasha Young, directora del museo de arte urbano
La iniciadora del proyecto: Yasha Young.
Foto: Nika Kramer

Por fuera, la casa es una obra de arte en sí

Con su inauguración en septiembre de 2017, se hacía realidad para Yasha Young un sueño que había empezado unos años antes. Esta alemano-americana trabaja desde 2013 para la fundación Berliner Leben (vida berlinesa) de la cooperativa de viviendas municipal Gewobag.

Durante este tiempo, los proyectos artísticos públicos como Project M y OneWall han allanado el camino para esta original idea, que se aloja ahora en un edificio de cuatro plantas del Gründerzeit, “el tiempo de los fundadores”, en el barrio de Schöneberg.

El despacho de arquitectura Graft no sólo ha asfaltado los pasillos del interior, sino que también ha convertido la casa por fuera en una obra de arte con una fachada modular intercambiable. Ésta debe servir de lienzo a los artistas y se diseñará de nuevo a intervalos regulares de tiempo. Los elementos desmontados de la fachada pasan a formar parte de la colección del museo. Y la entrada es gratuita.

El museo de arte urbano de Berlín por fuera
El museo en el corazón del barrio berlinés de Schöneberg.
Foto: Sabine Dobre

El Urban Nation Museum quiere escribir historia del arte

«Queremos escribir historia del arte. Nuestros principios son: fomentar, coleccionar y archivar. Ya es imposible pensar en la planificación urbana y en la sociedad sin el arte urbano», subraya Yasha Young. «Siempre me ha fascinado que esta forma de arte llegase a las más diversas personas de todas las capas sociales. Claro que existen distintos accesos. El graffiti, por ejemplo, tiene lugar en la calle, no todo el mundo puede leerlo y entenderlo. Por el contrario, el arte urbano suele ser más figurativo. Uno se debe y se puede formar mejor una opinión.»

Los vecinos del barrio de Schöneberg también deben poder formarse esta opinión. El Urban Nation Museum no quiere parecer un ovni de otro mundo. Por este motivo, Young y su equipo le dieron gran importancia desde el principio a involucrar a los habitantes: La estación de metro Nollendorfplatz, que se encuentra muy cerca, fue rediseñada con colores y las ventanas de una residencia de la tercera edad que se encuentra en el lado opuesto de la calle están adornadas ahora con retratos en tape-art. Dos casas más allá se realizan talleres y se fomenta el empleo juvenil.

¿Necesita el arte urbano esto?

¿Pero no está en la naturaleza del arte urbano tener lugar en la calle? ¿No es su transitoriedad parte de su ADN? ¿Y no es su presentación en un museo como meter un tigre en una jaula?

«Se trata más bien de ofrecerle al tigre un hogar en el que pueda obtener algo de comida cuando no la haya fuera», dice Young. «Mi trabajo es ser observadora, registrarlo todo, representarlo y contarlo.»

Pinturas de arte urbano en las paredes del museo.
El museo quiere escribir historia del arte.
Foto: Sabine Dobre

El Urban Nation Museum seguirá cambiando

Con excepción de una obra de Swoon empotrada en hormigón y de un espectacular retrato esculpido en la pared del portugués Alexandre Farto alias Vhils, está previsto cambiar regularmente los trabajos. Así, también el Banksy será retirado de la pared algún día. Y quién sabe, quizá aparezca otro Banksy detrás del lienzo. El británico ya es conocido por sus grandes bromas de este tipo.

Yasha Young sonríe al lado de la pintura enmarcada. A ella no le molestaría para nada. «Quién sabe», dice. «Todo es posible.»

Urban Nation Museum for Contemporary Art, Bülowstraße 7, 10783 Berlín