Encajada entre el océano y las montañas, la ciudad de Vancouver disfruta de una situación geográfica única. Aunque los residentes en la ciudad tienen la suerte de tener un fácil acceso a la naturaleza, el ayuntamiento tiene objetivos ambiciosos para llegar a ser incluso más verde.

El plan de acción Greenest City 2020 es un programa a 10 años que tiene Vancouver para convertirse en la ciudad más verde del mundo en 2020. El plan contiene diez objetivos que abarcan tanto temas medioambientales como sociales, todos vinculados con tres áreas de atención de carácter general: cero carbono, cero residuos y ecosistemas saludables.

La ciudad ha implicado a sus autoridades, residentes, empresarios y otras organizaciones a todos los niveles de gobierno con el fin de implementar este plan. Desde 2011, Vancouver ha estado trabajando intensamente para cumplir sus objetivos. En 2015, la ciudad había alcanzado el 80% de sus objetivos originales de alta prioridad, y desde entonces ha identificado más de 50 nuevas acciones en las que trabajar durante los próximos años.

El ambicioso esfuerzo ha hecho posible que se realicen muchos proyectos e innovaciones por toda la ciudad. Siguiendo la línea del plan de acción 2020 y los diez objetivos específicos establecidos por la ciudad, hemos elegido destacar unos pocos proyectos e iniciativas ilusionantes que reflejan el destacado papel que mantiene Vancouver como ciudad sostenible.

Vancouver
Encajada entre las montañas y el agua: Vancouver.
Foto: City of Vancouver

Empower Me

Vancouver es un crisol cultural con residentes originarios de todos los rincones del mundo. La ciudad ha trabajado mucho para superar obstáculos y asegurarse de que las cuestiones relacionadas con la energía quedaban claras para toda la población, fuera cual fuera su origen. Empower Me es un programa galardonado de conservación de energía que quiere involucrar a todos los habitantes de Vancouver sin excepción.

“Dirigido a los recién llegados a Canadá, el programa es distribuido a los nuevos inmigrantes por gente de su mismo grupo, en sus propios idiomas, en sus propias casas”, dice Sarah Smith, directora de eficiencia y conservación energética en FortisBC, compañía distribuidora de energía, socia del proyecto y principal patrocinadora del programa. Empower Me designa a miembros de las comunidades étnicas para que ayuden a explicar las medidas planeadas salvando las barreras lingüísticas.

Esto fomenta el aprendizaje entre iguales y las acciones dirigidas a reducir el consumo de energía y ahorrar costes. Además, estos miembros de la comunidad pueden llegar a nuevos residentes y ayudarles a comprender conceptos y tecnologías que pueden resultarles extrañas.

Plantando árboles en Vancouver
Para el éxito del plan de Vancouver son clave comunidades fuertes y programas impulsados por iguales.
Foto: Getty / Hero Images

Vía verde Arbutus

En marzo de 2016, la ciudad de Vancouver llegó a un acuerdo con Canadian Pacific Railway para la compra del corredor Arbutus por 55 millones de dólares, que llevaba 20 años paralizada. La antigua vía ferroviaria se extiende nueve kilómetros por la ciudad y será usada como futuro corredor de transporte para sus residentes.

El lugar será un punto importante de conectividad entre barrios y facilitará un mejor acceso al centro. La ciudad proyecta crear carriles para bicicletas y vías peatonales y, en un plazo más largo, desea instalar un metro ligero o tranvías.

“Nuestro objetivo es conseguir que la gente ande mucho más por él”, dice el director de transporte de Vancouver Jerry Dobrovolny en una entrevista con el Vancouver Courier. “Si caminabas dos manzanas, camina dos kilómetros. Si caminabas dos kilómetros, camina ocho kilómetros.

Visítalo, vívelo y úsalo. Y utiliza esta experiencia cuando vengas a nuestras asambleas abiertas e implícate en nuestro proceso de consulta para diseñar lo que será una infraestructura espectacular para la ciudad de Vancouver”.

Se han mantenido múltiples eventos itinerantes de planificación comunitaria para debatir ideas sobre qué les gustaría a los residentes que se hiciera en la zona. Como la ciudad desea incrementar el transporte verde un 50% según su plan de acción Greenest City 2020, la futura vía verde será un lugar de atención preferente. Se espera que la vía verde sea funcional ya este año, llegando el metro ligero o los tranvías en 2018.

Vía verde en Vancouver
Vancouver está convirtiendo espacios urbanos en corredores de transporte sostenibles.
Foto: Flickr / Corey Burger (CC BY-SA 2.0)

Prohibidos los residuos orgánicos a partir de 2015

En enero de 2015, el distrito regional de Metro Vancouver prohibió que todos los restos de comida se desecharan como basura. Como los residuos de alimentos representan el 40% de la basura de la ciudad, esta crea una considerable cantidad de gases de efecto invernadero.

Reducir los residuos de alimentos no sólo rebaja la cantidad de basura que va al vertedero, sino que también reduce la contaminación y crea compost para jardines y granjas locales.

Greg Moore, presidente de Metro Vancouver, explica: “Todos nos vemos afectados por esta prohibición, tanto en casa como en el espacio de la comunidad. Debemos pensar de forma diferente. Debemos reflexionar sobre cómo separar nuestra basura orgánica, la reciclable y la sólida”.

Los restos vegetales se recogen en los hogares particulares semanalmente, los reciclables y basura normal también. La prohibición de residuos orgánicos en la basura alcanza a todas las zonas de la región, incluyendo restaurantes, colegios, negocios y hogares.

La ciudad de Vancouver se toma muy en serio cómo revertir la cantidad de residuos de alimentos: se aplica un cargo adicional del 50% a los servicios de eliminación de desechos en aquellos casos en que los residuos de alimentos sobrepasan el 25% de la basura. La ciudad ha trabajado en estrecha colaboración con los residentes, en muchos idiomas, para ayudarles a comprender lo que es y lo que no es residuo de alimentos.

Se ha puesto en marcha por toda la ciudad la campaña “¡Ojo! La comida no es basura”, que pretende mediante anuncios ingeniosos y de fácil comprensión informar sobre lo que puede ser reciclado.

Reduciendo los restos de alimentos en Vancouver
Con una nueva campaña, la ciudad está poniendo el foco sobre los restos de alimentos.
Foto: Getty / Dan Brownsword

Victory Gardens

Como parte del plan de acción Greenest City 2020, Vancouver desea incrementar los recursos relacionados con la alimentación en toda la ciudad más del 50% sobre los niveles de 2010. En 2020, espera alcanzar más de 5000 recursos relacionados con la alimentación entre jardines comunitarios, mercados agrícolas, granjas urbanas y huertas.

Victory Gardens, una empresa local, impulsa los objetivos de la ciudad transformado un amplio conjunto de espacios urbanos para la producción de alimentos. “Escogimos el nombre de Victory Gardens porque ilustra lo que representamos: participación comunitaria y solidaridad dirigida hacia la autosuficiencia”, explica la cofundadora Lisa Giroday.

Victory Gardens trabaja principalmente con residentes y empresas de Vancouver para crear espacios de cultivo personal y proporcionar servicios educativos para que la gente aprenda a llevar adelante sus propios jardines.

La empresa también ofrece soluciones completas de gestión de jardines para personas ocupadas. Son muy activos en la comunidad de Vancouver y celebran con frecuencia eventos para la formación en cultivo, además de tener una serie muy accesible de vídeos en YouTube que explican aspectos importantes de la agricultura doméstica.

Granjas Sole Food

Extendiéndose sobre más de 1,6 hectáreas de espacio de cultivo repartidas por toda la ciudad, las granjas Sole Food son uno de los proyectos de sostenibilidad más innovadores de Vancouver. Aunque el proyecto tiene asegurado el éxito y la sostenibilidad en términos de prácticas medioambientales, también abarca aspectos de justicia social y sostenibilidad.

La granja proporciona empleo y formación a residentes desfavorecidos de los barrios más pobres de la ciudad. El codirector de Sole Food Farms y director de proyecto, Seann Dory, explica que “centrándose mucho en unos pocos cultivos y de un modo muy eficiente, estamos creando una sólida base para la generación de más empleo y haciendo que se pueda disponer de más alimentos frescos dentro de la ciudad”.

Los objetivos de la empresa social se solapan con muchos de los objetivos de Greenest City, subrayando vínculos entre comida, salud y pobreza. Sole Food trata de proporcionar un entorno de trabajo flexible en un vecindario accesible, trabajando directamente con sus empleados para ofrecer oportunidades. Sole Food ha contribuido a generar algunos de los 3000 empleos verdes que la ciudad se ha comprometido a crear dentro de sus objetivos 2020.

Mesa de cultivo Sole food
La agricultura urbana está ayudando a crear 3000 nuevos empleos en Vancouver.
Foto: Sole Food

Lighter Footprint Project (CityStudio)

Para medir el cumplimiento del objetivo de Vancouver de conseguir una “huella más ligera”, el indicador principal que tiene la ciudad es el número de personas facultadas para participar en el plan a través de iniciativas dirigidas o apoyadas por la ciudad. Entre 2011 y 2014 se produjo un incremento de 12.800 simpatizantes.

Una de las maneras más creativas en que la ciudad está intentando atraer a la comunidad es a través de CityStudio, un centro de experimentación e innovación que reúne a estudiantes, ciudadanos y la propia ciudad de Vancouver para crear conjuntamente proyectos que respalden los objetivos 2020.

Desde 2011, CityStudio ha contribuido a 205 proyectos y dedicado más de 100.000 horas de formación técnica e innovación dirigidas a las estrategias Greenest City de Vancouver. Con la participación de más de 3500 estudiantes, estos proyectos ofrecen soluciones no convencionales para mejorar la ciudad de Vancouver.

Según los iniciadores del proyecto, “todos tenemos un papel que desempeñar para reducir nuestra huella ecológica: la cantidad de recursos que usamos para satisfacer nuestras necesidades comunitarias”.

En esto destaca Lighter Footprint Project. El proyecto es un programa embajador que proporciona a personas motivadas herramientas para trabajar con sus vecinos para reducir colectivamente su huella ecológica. Tendiendo puentes para salvar la distancia entre ciudadanos y el plan de acción Greenest City, Lighter Footprint Project promueve cambios tangibles en la huella ecológica de Vancouver.

Jardinería urbana en Vancouver
La agricultura urbana es uno de los modos que tienen los ciudadanos para contribuir a reducir la huella ecológica de la ciudad.
Foto: Getty / Compassionate Eye Foundation / Steven Errico